AMIGOS

24 septiembre, 2008

LUISA ENTRA EN ESCENA


DOMINGO NOCHE

Esta mañana, al terminar el Círculo de Misiones, salí del colegio de Las Damas Negras,

ACTUAL----- Septiembre de 2008
Estos círculos eran una actividad del grupo misional de Propagación de la Fe, al que yo pertenecía; también creado por los Jesuitas, orden religiosa con la que mi colegio estaba muy relacionado. Siempre eran jesuitas los que nos predicaban los Ejercicios Espirituales. Y puesto que ya ha fallecido, puedo decir que el que fuera segundo marido de la Duquesa de Alba, dirigió algunos años estos Ejercicios en nuestro colegio. Es más, en mi último curso, Preu-Universitario, cuando ya era casi novia de Julio pero seguía con mis dudas vocacionales, antes de que acabasen esos cinco días de retiro espiritual me decidí a hacerle una consulta personal en el despacho que las monjas habilitaban al religioso para tal fin. Y sorprendentemente, ni el padre Aguirre como le llamábamos, supo decirme con seguridad el camino que debía seguir. Sus palabras: “Me desconciertas, por un lado creo que tienes una vocación de caballo (esa fue la expresión que utilizó) pero por otro también veo que quieres a tu novio con locura, lo cual puede ser un indicio de que Dios no te quiere religiosa. No te precipites y espera…” . Le hice caso, esperé y aquí estoy.
__________________________________________________

Con toda la ilusión del mundo y me hicieron esperar un rato. Lo primero que vieron mis ojos fue a mi amiga Luisa con Julio y bastantes metros más allá Carmen con los otros dos, Jesús y Juanjo. No puedo explicar lo mal que me sentó. Tanto que no me importó rezagarme con Jesús por la Castellana. Por allí me encontré con mis primas, Gloria y Lolita, lo que me hizo mucha ilusión. Le conté a Jesús que eran millonarias porque su padre, marido de una hermana de mi madre, Tita Luisa, de un camión que tenía en Torrelavega para repartir leche, había levantado un imponente negocio, Leche Collantes, cuyo lema en la posguerra iba anunciado en los tranvías: “TOMANDO LECHE COLLANTES SE HACEN LOS NIÑOS GIGANTES”.
Jesús no paraba de reir y a mí no me parecía tan gracioso. Luisa seguía con Julio y yo estaba deseando despedirme ya de ellos. Cuando lo hicimos y ellos se fueron, yo me eché a llorar como una tonta. Mis amigas se miraban extrañadas. Yo lo había comprendido todo: ¡Luisa me había hecho una de las suyas!, ya podía abandonar mis ilusiones.

Navidades

Hemos salido algunos días pero ya no disfruto lo mismo. Luisa y Julio por su cuenta. Carmen y yo con Jesús y Juanjo, muy buenos, muy simpáticos pero mis ojos y mi corazón se van hacia Julio…De todas formas no quiero desanimarme del todo porque observo algunos detalles en él que me dan esperanzas. Luego, claro en cuanto aparece Luisa se despega de nosotros. Y la tonta cada vez está más en el bote. Siempre pensando en ir por el Paseo de Ronda. Me hago la mártir pero la verdad es que estoy deseando que a ella se le ocurra decirlo.

ACTUAL----------Septiembre 2008
Aquel Paseo de Ronda realmente fue inigualable, de lo que más añoro de Madrid. Su bulevar central, el de los sueños realizados y no el de "los sueños rotos" que cantan "Los Secretos" dedicado a Chavela Vargas, una invitación constante a ser paseado, sombreado por unos frondosos árboles de grandes y abajadas hojas. Por los laterales menudeaban algunos coches que nunca llegaron a ser grave peligro de contaminación. Hoy se ha convertido en el fatigoso Doctor Esquérdo y el bulevar ha descendido unos metros bajo tierra, engullido por un profundo túnel donde motos, camiones, ambulancias y automóviles circulan a cualquier hora del día y de la noche, con una estridente orquestación de bocinas, frenazos y encontronazos, en ocasiones mortales. Lo cierto es que sin aquel añorado Paseo de Ronda, Julio y yo nunca nos hubiéramos conocido.

Ya no hemos vuelto a salir Carmen y yo solas con ellos y las dos coincidimos en que lo pasábamos mucho mejor al principio. ¡Con cuanta ilusión salíamos del colegio; la extrañeza de nuestras compañeras cuando nos veian peinándonos antes de salir, cosa que ellas hacían siempre y nosotras no. En cuanto apareció Luisa comenzaron los apartes.

UNA TARDE CUALQUIERA

Ayer por la tarde fui a acompañar a Luisa. Camino de su casa se cruzaron Julio Y Pedrito. Dijeron adiós y siguieron hacia abajo. Me despedí de Luisa en la esquina de siempre y bajé muy despacio para no encontrarme con ellos, pero cual no sería mi sorpresa al verles charlando en la esquina de Jorge Juan. Me chistaron, dije adiós y seguí andando. Julio me pasó y dijo que iba a buscar a Jesús y que yo avisara a Mª Luisa (siempre la llamaba así) para dar una vuelta. Dije que era muy tarde y había que estudiar. Después de mucho insistir se convencio y me acompañó hasta el buzón (ese buzón sigue en el mismo sitio, en la esquina de O’Donnell y de mi colegio, sólo que ya no es gris con la franja de la bandera española. En la actualidad se pintaron de amarillo y sin franja). Allí charlamos un rato y al despedirnos fui a darle la mano con el guante y Julio dijo que ni hablar, que tenía que quitármelo. Como soy una cabezota me opuse, entonces él me tendio la mano izquierda y yo hice lo mismo. Cuando la tenía cogida dijo:
_”¿Tu sabes lo que significa esto?.
_”No tengo ni idea”, contesté.
_”Ah, pues no lo preguntes en tu casa”.
Hice como que no me importaba, pero me quedé muy intrigada. El me apretó la mano con tanta fuerza que me hizo extremecer. De golpe sentí que todavía me gustaba y no me atreví a mirarle. Luego me soltó y dijo que si me quitaba el guante me diría lo que significaba. Me lo quité y dijo que significaba DESPRECIO. Pero yo comprendí que lo había dicho en broma. Charlamos un rato y al despedirnos añadió que si quería me pusiera el guante y le diera la mano con él. Así lo hice y me fui a casa pensando en estudiar pero sí, sí…
Me arrodillé ante mi Virgencina para contarle todo. Aquello no podía ser, mi unico amor tenía que ser su Hijo Jesús. Que Ella apartase de mi corazón esos sentimientos. Luego estuve pensando en aquel estrechón de manos izquierdas, cené y no pude estudiar

LA GENEROSIDAD DE LUISA.

El otro día, paseando las tres por la calle Goya, Luisa confesó que Julio le gustaba muchísimo pero “que se lo dejaba a Militos porque es el primer chico que la gusta de verdad”. Yo me puse hecha una fiera y contesté:
_”No te pongas trágica que aquí no hay que dejar nada a nadie. No sabemos si tu le gustas a Julio y no te hagas ilusiones porque lo unico que hay entre todos es amistad. También le agradecí sus buenas intenciones pero añadí que no quería ninguna concesión.
Después de eso nos encontramos una tarde con Julio y Pedro. En un libro llevaba dos recordatorios del día que me hicieron Congregante. Julio se empeñó en que le diera uno pero yo se lo había prometido a mi vecino Luis que me acompañó el día que fui a encargarlos y me ayudó a elegirlos. Lo pasé fenomenal con él porque bajábamos por la calle Goya (es de las pocas papelerías que todavía en 2008 resisten en pie). Yo de uniforme de colegiala y él tan guapo y alto que todas las niñas que pasaban se quedaban mirándole mientras yo me sentía tan orgullosa. Se quedó impresionado del lema que escogí: Madre, antes muerta que manchada”. (¿Parecido al de la niña que ganó Eurojunior?). Al final claudiqué y Luis se quedó sin estampa. A Julio le hubiera puesto otra dedicatoria pero por miedo a que se me notase algo le puse la frase de San Ignacio: “¿De que le sirve al hombre ganar todo el mundo, si pierde su alma?”.
Se quedó decepcionado y dijo que era muy impersonal.

9 comentarios:

j.a.varela dijo...

¡Qué cosas tan lindas cuentas Militos! Y me alegra leerte de nuevo.

Juan

Militos dijo...

J.A. Varela: a mi también me encanta verte por aquí. Muchas mujeres de mi quinta podrían contarlo, la ventaja que tengo es que yo ya lo tenía escrito.
Un abrazo

icue dijo...

militos.
Siempre es una gozada el leerte, sigue asi que nos ayudas mucho.
Un abrazo

Militos dijo...

Gracias Icue, me alegra verte por aquí.
Un abrazo

amor en libertad dijo...

la cita de san ignacio ya sabes que es del evangelio

un beso

Militos dijo...

Claro que lo sé pero San Ignacio la repetía constantemente. Y fue lo que movió a Francisco javier a seguirle.
Me encanta verte. Un beso

Terly dijo...

De todos modos, Milito, ¡hay que ver con Julio, cuanto se hizo de rogar!
Pienso en lo injusta que fuiste conmigo, ¡tantas horas delante de tu balcón y tú sin aparecer! jejeje.
Un beso.

Militos dijo...

Entonces Terly ya no era una colegiala.
Un beso

María dijo...

Hola Militos:

Te deseo un feliz fin de semana,

Un beso.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...