AMIGOS

13 febrero, 2009

EL VALLE DE LOS CAÍDOS

LA PIEDAD, ESCULTURA EN PIEDRA NEGRA, OBRA DE JUÁN AVALOS



Crucifijo del Altar mayor, esculpido en bronce por Benavides y regalado por él a Franco



Las fotografías y los datos técnicos están tomados de este pequeño libro escrito por el primer Abad del Monasterio de Benedictinos del Valle de los Caídos, don Justo Pérez de Urbel. Editado en 1959 por el Instituto de Estudios Madrileños



FINAL DE MARZO DE 1959
(notas de un diario personal)
Nunca olvidaré la invitación de José Ramón para llevarme al Valle de los Caídos, precisamente unos días antes de la inauguración del mismo. Y con un valor añadido pues estaba muy reciente su ultimatún final y mis calabazas. Tengo que reconocer su nobleza al pasar por encima de ello y darme esa alegría; él sabía mi ilusión por contemplar el Valle. Para mí no es un simple monumento, sino todo un simbolismo de paz y reconciliación.

El lugar donde se encuentra, en plena Sierra de Guadarrama, fue elegido expresa y personalmente por Franco. En la primavera de 1940, él y el héroe del Alcazar de Toledo, general Moscardó, patearon aquellos cerros sin descanso hasta dar con el sitio exacto. Cuelgamuros se llamaba y lo descubrieron desde una cima del Guadarrama que lleva el nombre de ALTAR MAYOR, todo un presagio. La Basílica se edificaría frente a ese altar, en una cima más alta conocida por La Nava.

Fotografía de Franco buscando con los prismáticos el lugar adecuado.


¿Cual es el fin de esta inmensa obra en la que nuestro Caudillo ha volcado tanta dedicación íntima y personal? Leo del folleto de Pérez de Urbel:

"(...) desde allí se levantarán al Cielo, día y noche, oraciones por la prosperidad de España y por los muertos de uno y otro lado de la Guerra Civil (...)"
En la mente y en los planes del artífice de la idea del Monumento figuraban cuatro construcciones :

_La Cruz, monumento a los héroes y mártires

_La Basílica, para encomendar a Dios las almas de los que murieron en la guerra de ambos lados y para implorar las bendiciones del cielo sobre España.

_La Casa de Estudios para seguir el movimiento de la doctrina social en todo el mundo y difundir en España las verdaderas.

_El monasterio, residencia de los monjes benedictinos encargados del culto sagrado y de todo lo concerniente al valle de los Caídos.

También escribe Fray Justo unas palabras muy bonitas hablando del vaticinio de un poeta, Carlos Fernández Saw que a principios del año 1936, aparecía en una antología de poemas editada en Madrid sobre las bellezas de la sierra y el esplendor de los puertos del Guadarrama. Su poema se titulaba: "Poema de las Montañas" y en un subtítulo dice: "Siete Picos: la Cruz soñada":

Yo igualaría, nivelaría
-ya los nivela mi fantasía-
los agríos picos, las recias cumbres de roca brava,
de roca estéril, como la estéril siniestra lava,
y allá, por arte maravillosa, levantaría
sobre las piedras despedazadas del peñascal,
bajo los cielos que son la inagen de lo infinito,
una grandiosa Cruz de granito,
triunfal imagen de la Justicia, de la Clemencia, del Ideal.

¡Perenne faro
que lleva al puerto las tristes naves, si busca amparo
la gran familia de Dios, humana!
La Cruz que es signo de bien, amores,
de sufrimientos, de tolerancia, de caridad.


SECUENCIA DE AQUELLA VISITA

José Ramón me recogió en O'Donnell a las diez de la mañana, ya que la Misa se celebraría a las doce. Lo que no me dijo era que se trataba de una especie de ensayo general de la inauguración del Monumento que tendría lugar el 1 de Abril, ni tampoco que ocuparíamos un lugar preferente en la ceremonía. El resto de privilegiados invitados rebosaban elegancia por los cuatro costados, mientras que yo me había vestido con unos trapillos propios de una excursión: una falda blanca de tablas que me hice, aprovechando el uniforme de verano del colegio, y un jersey turquesa que tejimos entre mi madre y yo. Sin embargo, reconozco que me sentaban bastante bien aunque seguro que escandalizaron al resto de los amigos que esperaban en el coche. Entre ellos una niña nueva, simpática y exuberante, prima de Pablo que acababa de llegar exiliada de la Cuba ocupada por Fidel Castro y que lucía un elegante traje de chaqueta.

Rudimentario plano tomado del citado folleto. En la actualidad con el GPS, no hay problemas


La Misa solemne fue de las que se quedan grabadas en la memoria, plena de emociones. Soy incapaz de describir lo que sentí en el momento de la Consagración, todo el templo quedaba a obscuras mientras una luz tenue iluminaba el Crucifijo del Altar, cuya cruz había sido elaborada con un enebro, cortado por las manos del propio Franco, de los bosques de Valsaín (Segovia). El Rey de los Cielos bajaba al Altar a los acordes del Himno Nacional, (costumbre conservada en España hasta hace unos años para la celebración de Misas solemnes). Por los altavoces, resonaban en toda la explanada las notas vibrantes de nuestro himno.


A continuación almorzamos en la zona de hospedaje. Todos se encontraban muy animados, yo todavía impactada por la Misa no tenía ganas de hablar. Además me encontraba un poco "picada" con la cubana que hacía notar su predilección por José Ramón, pregilección que años después acabó en boda. Esto era algo que no debería importarme, pero las mujeres somos así.

Al comenzar la sobremesa, Ana María, me preguntó:

_Milagros ¿Verdad que José Ramón tiene unos ojos muy bonitos?

Enojada por la pregunta y porque me había llamado Milagros, cuando todos me conocían por Militos, respondí de manera un tanto brusca:

_No lo sé, no me he fijado nunca.

Los comensales de la larga mesa de la hospedería, rieron en pleno y me obligaron a descubrir los citados ojos que , por supuesto, conocía de sobra.

Claustro de la Hospedería.


Por la tarde iniciamos la visita completa a la Basílica y al Monasterio, acompañados de un fraile muy joven amigo de José Ramón. Aún faltaban muchas de las esculturas que más tarde se instalarían en la entrada del templo y en las distintas capillas como las de las patronas de los Ejércitos: La Inmaculada, la Virgen del Carmen, la del Pilar y la De Loreto, así como la Virgen de Africa, patrona de Ceuta, a la que Franco guardaba especial devoción por considerar que había recibido una protección especial suya a la hora de iniciarse el Movimiento y la de la Merced, patrona de los cautivos. Sí estaban las de los Arcángeles, Gabriel. Rafael, Miguel, obra de Avalos y una cuarta escultura que representa a Azrael o ángel de la Muerte, encargado de presentar a Dios las almas de los muertos.

Nos enseñaron el lugar provisional donde se guardaban los restos de los caídos que iban llegando, una cripta pequeña con pequeñas cajas individuales que contenían los huesos de cada uno. En la actualidad creo que son treinta y cinco mil los enterrados en el Valle.


Nos detuvimos con verdadero fervor ante la tumba de José Antonio Primo de Rivera, situada delante del Altar Mayor y detrás del mismo contemplamos la que más tarde albergaría el cuerpo de quien estaba rigiendo el destino de España. ( Sepultura que visitaría años después para depositar en ella flores, lágrimas y oración, cuando todo en mí y en España comenzaba a ser irreconocible).

Más tarde pudimos saludar al prior Don Justo Pérez de Urbel que me causó la impresión de estar ante un hombre santo y sabio. José Ramón y yo conversamos largo tiempo con el joven fraile, amigo suyo que nos contó como era la vida en el monasterio e intentó indagar en mis ideas y pensamientos. LLegando a la conclusión, segun dijo, por mi profundidad que debía haber sufrido mucho, algo de lo que tuve que desengañarle ya que, en mi inconsciencia juvenil, no tenía ni idea en qué consistía el sufrimiento, sino todo lo contrario.

Panorámica de la Cruz.



La Cruz y entrada a la Basílica, con la imagen de la Piedad esculpida por Juán de Avalos en piedra negra.
Únicamente subimos hasta los cuatro Evangelistas que están al pie de la Cruz, ya que no se había construido aún el ascensor interno que sube hasta lo alto.

San Juán Evangelista, al pie de la Cruz, con el águila.



Puerta de acceso a la nave central es de bronce macizo, con un bajo relieve que representa a los doce apóstoles, cada uno con una frase del Credo. En la parte superior aparecen los quince Misterios del Rosario y termina coronada por el Apóstol Santiago.


La reja fue una idea personal del arquitecto Diego Mendez, creador de todo el monumento y realizada por el cerrajero José Espinós.


Nave Central del Templo. A la izquierda del Altar Mayor se encuentra la capilla del Santísimo, cuyo Sagrario es obra de Juán Espinós, realizada en plata y esmaltes. El Altar es una mesa de una sola pieza de granito y coincide con el eje de la Cruz que corona el risco de La Nava.



Detalle de la cúpula en mosaico realizado por Victoriano Pardo



Ya en el exterior la plaza del Monasterio.


Para mí fue uno de esos días que permanecen imborrables en el ámbito sagrado de los recuerdos, puedo reconstruir hasta las conversaciones que mantuvimos. Y a pesar de los años y la vida transcurrida, se encuentra enmarcado en la grandeza de lo absolutamente bello que nadie te puede arrebatar. Por eso resulta incomprensible la insidia que está provocando esta impresionante y monumental obra. Insidia que les lleva a tergiversar hasta las intenciones que motivaron la contrucción del Valle de los Caídos y no cesaran en su empeño de destinar semejante obra de arte a sus propios fines, ajenos al de la piedad, culto a Dios y a los que entregaron sus vidas por España, en ambas posiciones, en la pasada contienda.

A los pocos días de nuestra visita, como ya he mencionado al comenzar este post, el Generalísimo Franco y su esposa Dª Carmen Polo, entrarían bajo palio, privilegio otorgado por su Santidad Pio XII, para la primera Misa oficial en la Basílica del Valle de los Caídos. Fue portada de ABC que aún conservo, en la que aparece mi amigo José Ramón, portando dicho palio, en segunda fila a la izquierda de Franco. Vestido con el hábito de fraile que le prestaron para poder asistir a la ceremonia, ya que no pudo conseguir invitación para la misma. La foto está dedicada con las siguientes palabras de mi amigo:
"Con cariño, como un recuerdo para siempre"
Fue su último recuerdo, pues casados los dos no volvimos a vernos.

Este grandios Monumento que nada tiene que envidiar a otros considerados maravillas del mundo, es inaudito que no sea objeto de orgullo y satisfacción para los españoles, privando a las actuales y venideras generaciones de admirar y comprender el auténtico simbolismo de paz y reconciliación incrustado entre aquellas rocas.
El pequeño libro de Fray Justo Pérez de Urbel, termina con una frase del Génesis:
"Puso Jacob piedras como memorial y dijo: Santo es este lugar y yo no me había dado cuenta de ello."

13 comentarios:

j.a.varela dijo...

Lo visitamos con mi esposa siendo yo entonces, un joven teniente médico en febrero de 1985.Estaba de licencia de una misión en el Sinaí. Bajo la nieve y solos en la basílica aquella mañana, tengo un recuerdo imborrable. Al que tú, Militos, le das más contenido con tus recuerdos.

juan

Militos dijo...

Gracias Juán, no sabes cómo me alegro de que ya lo conociérais. Es algo digno de ver y venerar,política a parte por supuesto. Por eso me duele que los españoles no sepan valorarlo como debieran.
Un abrazo

Urdaneta dijo...

Enhorabuena Militos. No es fácil sintetizar lo que es el Valle de los Caidos y tú lo has pintado.
He visitado varias veces ese Monumento y siempre he dejado una rosa en la tumba de José Antonio.
Si realmente hubiera espíritu de reconciliación, todos los monumentos en memoria de los caidos
deberían haberse conservado variando sus leyendas, incluso, y como generosidad de los vencedores, sacando las que hacían mención únicamente a aquéllos y en su lugar poner simplemente: "en memoria de los que dieron su vida por una España mejor".
Esta pasada semana han demolido un monumento que la gente no sabía qué era. Ya habían sacado el nombre y las cinco flechas; a los vecinos les alegraba la vista y era bonito, pero Hereu necesitaba distraer a sus cuatro correligionarios (gastándose un dinero que buena falta le hace a Cáritas) cometiendo una vileza.
Es posible que ese alcalde no sepa ni a quién ha ultrajado, pero ha hecho de palmero de Zapatero cumpliendo con el decreto de la Memoria Histórica. Memoria selectiva e historia no sólo oculta, sino, lo peor: falseada.
Es una pena, pero es lo que hay.

Militos dijo...

Gracias Urdaneta. Realmente me costó mucho abreviarlo porque me hubiera gustado extenderme más, por lo menos copiar todo lo que escribí el día que lo vi por vez primera, pero espero haber resaltado lo importante.
Tienes mucha razón en lo de las estatuas, simplemente con poner algo como lo que dices, todos podíamos quedar contentos.

Un abrazo

urdaneta dijo...

Buenas noches Milito, he recibido un correo sobre el Valle de Los Caidos interesante que creo te gustará y al intentar enviártelo a tu dirección "militos gi@yahoo.es" no consigo entrar. ¿ Me pudes indicar a qué dirección electrónica te lo puedo remitir?; la mía es "urdanautorum@gmail.com".
Saludos

ARCENDO dijo...

Tienes un mail.

Publicado por José dijo...

EL VALLE DE LOS CAÍDOS, es, según un turista italiano, que había recorrido muchos países, “posiblemente la construcción más grandiosa del siglo XX”
La estructura de la Cruz es de hierro, hormigón y recubierta de granito. La Cruz pesa algo más de doscientos millones de quilos; la Torre Eiffel siete millones trescientos mil quilos. Pesa más de 26 veces la Torre Eiffel. ¡Qué maravilla sería este monumento en un lugar agreste,natural, y con el símbolo de la Cruz, iluminado como la Torre Eiffel!( 20.000 bombillas, 352 proyectores de 1.000 vatios cada uno y 4 reflectores de neón de 6.000 vatios cada uno que giran).
Todos los materiales eran subidos por ascensor por el pozo hecho en la montaña y después desde la base de la Cruz por dos ascensores hasta donde estaban trabajando y con las grúas depositaban las piedras y las engarzaban.
Para una exhaustiva información véase: http://www.visitaturistica.com

Militos dijo...

Muchísimas gracias, José, por tu información tan detallada que revaloriza el esfuerzo y esplendor de la obra.
Me ha gustado mucho y también te agradezco el enlace que puede servir para la ilustacción de cuantos tengan interes en El Valle de los Caídos.
Seré la primera en pasar por él.

Saludos agradecidos

Publicado por José dijo...

LA CRUZ DEL VALLE DE LOS CAÍDOS(1)

Si el alma del monumento es la catedral excavada en la roca, lo llama la atención del visitante es la Cruz de 150 m. de altura y 47m. de los brazos, que asombra a cualquier visitante. Su peso es de más de 200 millones de quilos. Está hecha de hierro, hormigón y recubierta de granito. Se divisa desde Madrid a 58 Km. Para el arquitecto Diego Méndez, la Cruz debía centrar toda la atención del espacio visual. En la base de la Cruz están los cuatro evangelistas: San Mateo, San Marcos, San Lucas y San Juan con sus símbolos: el ángel, el león, el toro y el águila respectivamente, que tienen 18 m. de altura y más arriba las cuatro virtudes cardinales: Prudencia, Justicia, Fortaleza y Templanza. Las ocho esculturas pesan 20.000 toneladas, realizadas todas por Juan de Ávalos.
http://wwww.visitaturistica.com

José dijo...

EL VALLE DE LOS CAÍDOS

Ni trabajaron 20.000 prisioneros, ni hubo trabajos forzados, si subían las piedras a cuestas, como dicen muchos medios de comunicación, sino que todos los materiales de la cruz, hierro, hormigón y granito(lo que más tiene es hormigón) los subían por dos ascensores. Hicieron cinco y dos los taparon.Quedó el del medio de tres metros de diámetro para las personas y escalera adosda en caracol y los dos laterales por donde subían los materiales. Hicieron un pozo de 60 m. 3,5 m. de ancho por 7 m. de largo que se unía con un túnel, por donde se va desde el Monasterio a la Basílica. Desde la base de la Cruz por las vagonetas subían por los ascnsores y con las grúas de torre las depositaban donde estaban trabajando.
Para más información
http://www.visitaturistica.com

Militos dijo...

JOSÉ: TE AGRADEZCO EN EL ALMA QUE ESTÉS ENRIQUECIENDO ESTE POST Y ESTE BLOG CON TUS COMENTARIOS.
MI PUBLICACIÓN ERA UNA VISIÓN PERSONAL MUY QUERIDA, PERO LO TUYO ES LA HISTORIA.
UN BESO

Anónimo dijo...

LA CRUZ DEL VALLE DE LOS CAÍDOS (2)
La montaña del Risco de la Nava, donde construyeron la Cruz, tenía una grieta donde insertaron los cimientos, una plataforma de 40 por 50 metros y una media de 8,5 metros de alto, de hormigón con anclajes de hierro, que es el esqueleto de la Cruz, para que el peso de la Cruz, no recayese sólo sobra las paredes, porque el riesgo de hudimiento sería mayor, sino para que se repartiese el peso sobre toda la plataforma. Después cada doce metros iban subiendo los andamios y unían las piezas de hierro. Los huecos los rellenaban de hormigón y las piedras las engarzaban hacia adentro con barras de hierro. Empezaron a echar los cimientos en diciembre de 1.950 y la inaauguraron el 11 de septiembre de 1.954, con una misa en la explanada, día libre. Hicieron una foto impresionante con los trabajadores arriba y tres banderas.
En la Cruz no hubo ningún accidente mortal.
José

Publicado por José dijo...

El Monasterio de El Escorial y el Valle de los Caídos son dos de las primeras maravillas del mundo.
EL MONASTERIO DE EL ESCORIAL fue considerado en el siglo XVII como la octava maravilla del mundo.
El Monasterio de El Escorial es majestuoso y sublime, como la religión divina que le dio el ser; severo y melancólico como su augusto fundador; fábrica verdaderamente portensosa por lo bello y delicado de sus líneas; por lo bien entendido de las proporciones; por la atinada combinación de todas sus partes; por la exquisita sencillez de que hace gala en medio de sus misma grandeza.
"El presbiterio de El Escorial, el retablo, los sepulcros reales, el divino tabernáculo, he aquí uno de los conjuntos más impresionantes que jamás hayan sido creados por los hombres. Juan de Herrera tocó aquí las cimas de los sublime".
"La creación magna de Juan Bautista de Toledo es el Patio de los Evangelistas, que es una de las creaciones más claras y definitivas del renacimiento universal".
"La fachada, el grandioso frente de poniente, con el juego bien ponderado de sus cinco ejes, es una de las páginas más solemnes y contundentes de la arquitectura universal"
"El magnífico grupo escultórico en el presbiterio del Monasterio del Escorial, representando al monarca Felipe II y a su familia en devota actitud de oración, emana y transmite de forma fehaciente y ejemplar, la real y auténtica subordinación y acatamiento de los valores y jerarquía humanos, a la siempre superior esfera de la omnipotencia y majestad divinas".

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...