AMIGOS

28 diciembre, 2008

IRÚNADA I I

No me resisto a poner esta viejísima fotografía de mis padres, por la calle Narvaez, porque con las sandalias azules y el bolso a juego que lleva mi madre he jugado de niña muchas veces. Es curioso, me parece estar escuchando el ruidito que hacia el cierre del bolso cuando lo abría y cerraba para jugar a ser mayor.





El 19 de diciembre pudimos celebrar nuestra Irunada segunda. Esta vez tardamos un poco más en fijar la fecha por necesidades de cada uno, pero al fin logramos ponernos de acuerdo todos los hermanos. Es algo impagable que los seis tengamos esa ilusión por estar juntos y aunque, entre reunión y reunión, unos hablamos con otros o nos vemos e intercambiamos noticias del resto, sin embargo, vernos las caras todos a la vez nos brinda esa sensación maravillosa de encender la llama de nuestra madre y nuestro padre que cada uno lleva en su interior. Contemplar el fuego que aún desprenden, todas a la vez, es traerlos de nuevo a nuestro lado y frenar la máquina del tiempo por unas horas, justo las que permanecemos juntos.

Como la última vez, celebramos la Irúnada en casa de Mary Carmen, la quinta de nosotros y la única que quedó viuda. Su marido Dino, Bernardino Beotas, murió hace tres años de un cancer al que resistió durante algo más de cinco, en un proceso ejemplar de lucha y adaptación exterior e interior a la enfermedad. Se nos fue santificado y santificando con su ejemplo a los demás.Mi hermana y él se conocieron en la Facultad de Económicas donde los dos estudiaban la carrera y su matrimonio llegó, tras los altibajos propios de la vida en común y el amor, a un acoplamiento perfecto. Hace ya algunos años, mucho antes que su enfermedad, mi hermana me comentó: "Y pensar que estuve a punto de divorciarme y ahora no podría vivir sin él". Esta es la lucha por la vida que tantos deberían emprender desde el primer día de unión matrimonial. Difícilmente será esto posible en la actualidad con esa nefasta aprobación del divorcio exprés donde se rechaza la más leve oportunidad de reencuentro en personas que se amaron, establecieron entre ellas ese lazo de unión que debería ser eterno. No, hoy lo que les va al hombre y a la mujer es tirar por la calle de en medio al menor tropiezo. ¿Para qué salvar el amor?. Incapaces son de valorar ni apostar por lo que se convertirá, superando etapas, en lo más grande que tienen los que se amaron una vez y volverían amarse año tras año hasta el final de sus días, si esa prontitud en romper no se les facilitara de manera obsesiva.



Mi hermana Carmina, como así la llaman desde que Dino lo hiciera, ha echado sobre sí ser el alma mater de nuestros encuentros. Ella pone el lugar y pone las viandas. Sus manos, que deslizan pinceles sobre los lienzos con esa inspiración envidiable que me hace detener, horas si me dejáran, frente a cada nuevo cuadro con el deseo de plasmar en historias sus figuras y colores, son también creadoras de arte culinario del que los demás aprendemos. Hasta José luis, el Pepín que se volvió cartagenero, toma recetas para sorprender en Cabo Palos a sus amigos marinazos con los menús plagiados a nuestra anfitriona. Ella, la artista de los alimentos y las pinturas, sólo recibe el pago de nuestro disfrute y alabanzas.



Una vez que yo daba por sentado que comenzaríamos la reunión con las evocaciones de nuestro primeros años juntos, sin previo aviso se trastocó el orden del día. Lo primero que saltó a la palestra esta vez, fue la política, sin necesidad de copa ni puro. Claro índice de lo mal que anda por estos lares la conducción del pais. A borbotones, sapos y culebras salían de nuestros labios. No librábamos a nadie. Y seguimos siendo de derechas, pero ¿ queda alguién de derechas en España? Ministros, oposición, pero ¿existe oposición en España?.La benjamina de la familia, Ana, la que fuera Excelencia por años en el colegio por sus notas y conducta, con aquella banda ancha, azul y blanca que pareciera la bandera argentina, todavía activa funcionaria del Estado tuvo mucho que contar y cortar de su nuevo destino:



Ministerio del Medio Ambiente y Ministerio Rural y Marino.No hay quien entienda a nuestros gobernantes. Por un lado crean ministerios, cargos y estatutoss autonómicos que dividen a "troche y moche" y por otro de una sentada fusionan Agricultura, Pesca, Biodiversidad, Agua, Alimentación Costas, Medio Ambiente y etc... en uno sólo. Disparate inigualable que conduce al desorden y al caos. Da lo mismo, todo se soluciona con Secretarías y Subsecretarías:
_Secretaría de Estado del Cambio Climático_
_Secretaría de Estado del Medio Rural y Agua
_Subsecretaría del Medio Ambiente y Medio Rural y Marino. Y etc...etc...
Ana trabaja a las órdenes inmediatas de una Directora General, de treinta y seis años, cuyo nombre no escribo para que no trascienda con perjuicio para mi hermana. Concretamente su destino se encuentra en las llamadas Asociaciones del Agua y como es de suponer todas los trabajos y resoluciones, en este tema tan controvertido del Agua en España, en los que el dinero corre generosamente, recae sobre los hombros, la inteligencia y voluntad de trabajo de la pequeña de la familia. Y cuando digo todo, estoy exagerando porque hay algo que Ana no puede resolver por su cuenta y es nada menos que la firma de la de los treinta y seis años. Ese supremo esfuerzo de estampar nombre y garabato sobre papeles y papeles que ni siquiera son leídos, corre a cargo de la Directora General quien de esta manera tan simple se hace merecedora de un suculento salario.
Si la funcionaria no fuera como es, podría cometer todas las pifias del mundo que Martita, vaya por Dios ya se me escapó parte de su identidad, las firmaría con todo rigor profesional.


Cuando Ana dejó de ponernos al día en las irregularidades de su departamento, apareció la CRISIS en boca de todos, ¡inevitable! cada hermano aportábamos un hijo en paro reciente. La culpa era nuestra por haberles dejado estudiar carreras como Económicas, Arquitectura, Informática...Los padres somos siempre los culpables ¿Por qué a nadie se le ocurrió que estudiasen para Ministros y "Ministras" socialistas?, yo que, a pesar de ser la segunda soy la más ingenua, pregunté: ¿Pero dónde se estudia eso? : Por lo menos reimos todos a una.



La comida fue simplemente espléndida. Esta vez, a petición del clan Irún, se trató de un típico y delicioso Cocido Madrileño con todos sus requisitos de la mejor calidad. Para quien ignore la composición de este plato amplío la información diciendo que consta de cuatro platos a saber:
Se comienza por la sopa de fideos, elaborada con el caldo donde se cocieron todos los componentes del cocido, es decir: garbanzos, chorizo, morcilla huesos de jamón y carne, tocino, morcillo de ternera (puede que olvide algo). A parte se cuece repollo y patatas que se rehogan al gusto. Todo se sirve sucesivamente o agrupado por materias similares.
El almuerzo resulta contundente por lo que yo pensé que la política vendría a continuación del cocido, pero mis hermanos siempre me sorprenden.



Terminada ésta, iniciamos nuestra tanda de recuerdos, esta vez ilustrados por fotografías, la mayoría en blanco y negro que aparecieron en una gran caja el día que vendimos la maravillosa casa de mis padres en San Francisco de Sales. Ësta fue la tercera de sus viviendas. Aquel edificio aún hoy me produce nostalgia cuando paso delante suya aunque ni compararlo con el de O'Donnell o el mismo Jorge Juan, en los que viví como hija soltera. Construido por la Diputación Provincial para sus funcionarios y adquiridos sus pisos por módica cantidad de pesetas; ¡adoradas pesetas españolas! que nada tiene que ver con los euros europeos. Pesetas, donde se leía una sin par leyenda, bajo el rostro de quien nos libró del comunismo que hoy nos gobierna: "Caudillo por la Gracia de Dios". Dicho esto, me vienen a la memoria algunas de las personas célebres que habitaron esas viviendas y que al cabo de los años me pregunto porqué causa accederían ellas a las mismas si no eran propiamente funcionarios. Por ejemplo, en el mismo portal de mi padre vivía Don Julio Iglesias, padre del cantante, quien aparte de sus enamoradizos ligues acudía acompañado siempre de dos corpulentos escoltas que ocupaban los sillones del lujoso portal mientras el doctor Iglesias permanecía en la casa. En la puerta de al lado de mis progenitores, con alguna frecuencia, aparecían también guardianes que se encargaban de la seguridad de su majestad borbónica a quien, através de las paredes, se le escuchaban conversaciones y demás con anónimas damas de las que sólo se descubría el color de sus cabellos, al salir y entrar del ascensor, con preferencia morenos. Ciertamente aquellas viviendas eran muy entretenidas.
El más valorádo por nosotros era Antonio, el portero, de esos porteros, cuando no existían los automáticos, que sabían hacer de todo y además se brindaban a hacerlo. Cuando mi madre falleció y mi padre decidió que no nos metiéramos nadie en su vida doméstica, él, que nunca movió una silla, aprendió a cocinar y a manejar la casa como si se tratase de la Teoría Económica de Castañeda. Nosotros accedimos porque contábamos con el respaldo de Antonio, a cuyos hijos mi padre enseñó matemáticas, como había hecho con nosotros y sus nietos, por si algo le ocurría.



Cual sería el valor arquitectónico de aquellos edificios, cercanos a la Plaza de Cristo Rey, que en el que hacía esquina con Guzmán el Bueno residieron otros que tampoco eran funcionarios, como la nieta de Franco, Carmencita y Julio Iglesias hijo. Allí dicen que intimaron Isabel Preysler y Carmen Martinez Franco, siendo ésta última la que civilizó a Isabel enseñándola a ducharse a diario y otras mañas refinadas.

Todas estas rememoranzas recordaba yo cuando las fotografías iban pasando de mano en mano. ¿Este quién era? ¿Ésta donde se realizaría? ¡Qué guapa era nuestra madre!, ninguna la hemos igualado. ¿Recuerdas este traje? Recuerdos y más recuerdos. Otro día contaré algunos, hoy me he extendido demasiado y se me ha hecho tarde.



Al despedirnos insistimos en que la próxima Irúnada se hiciera en otro lugar para no cargarlo todo en Carmina, pero su respuesta fue:

"La siguiente os voy a cocinar algunas cosas de las que hacía nuestra madre". Todos callamos y fuera de los jardines comentamos: "Realmente tenemos que dejarla disfrutar de esta manera"

ALGUNAS DE LAS FOTOGRAFÍAS


MI PADRE CON ALGUNOS DE SUS AMIGOS MILITARES. Abel Barahona (pelo blanco). Todos testigos de nuestras bodas.



Mi hermano Goyo con Carmina, guapos y con estilo. Al salir de la fiesta de Ingenieros de Minas donde mi hermana se puso de largo, como se decía entonces. Aunque va de corto.




Verano familiar en San Fernando. Mi madre, Carmina y parte de mis hijos. La de rojo soy yo cuando sólo tenía seis hijos y treinta y tres años.




19 diciembre, 2008

¡¡ FELIZ NAVIDAD !!




Los hermanos González- irún Sánchez les desean una Santa y feliz Navidad y que el año 2009 nos depare, por la gracia de Dios,
una España unida, grande y libre,
donde se pueda ser católico o de otra religión sin acosos de ninguna clase.

11 diciembre, 2008

TERCER AÑO DE ESTE BLOG

Esta noche, 12 de diciembre de 2008, fiesta de Nuestraa Señora de Guadalupe, Noray ha cumplido su tercer año de andadura. No ha sido muy productivo, sólo 52 post, porque al año siguiente le salió un fuerte competidor, De Dentro y le cedió su puesto, pero él sabe que es aquí donde más y mejor me encuentro a mí misma. Me reconozco más y mejor en mi pasado que en mi presente. Por eso mi prelidección es para Noray. Lo que escribo en él no pasará nunca porque es la herencia para mis hijos y nietos. Sin embargo lo publicado en De Dentro no me sobrevivirá.



Mi primer post fue un artículo que había enviado al concurso de un diario y aunque relataba un hecho verídico tuve que novelar el final para darle mayor interés. No obtuvo comentarios



SIEMPRE
Las hojas de los árboles permanecían en su sitio cuando él la recogió, con su “cadillac” de película americana, para llevarla a aquel lugar, de baile y copas, que alegraba la Ciudad lineal. Después de tres boleros, Jana, se vio sorprendida por un intento de beso que rechazó con brusquedad. Un minuto de silencio y una original exclamación: “No me enfado porque tengo la seguridad de que tampoco lo haces con tu novio” (mentalidad años cincuenta).Reaccionó ella: “Sólo faltaba que te enfadases”

Compañeros de facultad, en aquel viejo y añejo caserón de San Bernardo que tanto saber almacenaba, su amistad era algo más que simple compañerismo. Resultaba fácil sorprender sus miradas por las aulas.Era el curso 57-58 cuando el novio formal de Jana, por motivos profesionales, permanecería durante nueve meses al otro lado del Atlántico. Conscientes de la dificultad de mantener un noviazgo en tales circunstancias, decidieron abrir un paréntesis hasta su regreso. La fidelidad no se propone ni se cuestiona, es innata y congénita.

Cesaron de bailar pero su conversación se prolongó hasta el anochecer. Ya en el coche, antes de abandonar el recinto, propuso él: “Voy a preguntarte algo y debes responder con sinceridad ya que no volveré a repetirlo”. La contestación de Jana, rotunda y decidida: “Sí”. Algo asombroso sucedió entonces. Le sintió emocionado, de manera extraña e irrelevante, por eso comprendió al instante, cómo el silencio de la noche había camuflado alguna básica palabra. Titubeando atajó sus planes de futuro: “Que únicamente dije sí a ser sincera en la respuesta”.Sólo un adiós interrumpió el mutismo en que él se sumergió hasta finalizar el curso.

Volvieron a encontrarse en una cafetería de la calle Narváez, propiedad de Alonso, jugador del Real Madrid, que no tardaría en ser absorbida por una sucursal bancaria. “Te esperaré siempre” fue su postrer declaración. Con ese respaldo, Jana, accedió al matrimonio. Años más tarde, un impulso incontrolable forzó su regreso con la intención de reclamar aquel “Siempre”, pero no pudo encontrarlo. Su autor, marido era ya de otra compañera de la que Jana no volvería a recordar su nombre.
¡Lástima!, se dijo, y decidió volver. Al fin y al cabo, haberse casado con el primer amor tenía sus ventajas.

Es verdad que con el tiempo, cae la añoranza en paladas de tierra que intentan sepultar lo dormido como si estuviera muerto. Pero lo que añoras no es a otra persona amada, sino aquella forma de amar, joven y exaltada, explosión no contenida que todo lo inunda y todo supera.

Y, además, ¿quién puede creer en un ambiguo “Siempre”?

10 diciembre, 2008

EXAMEN DE REVÁLIDA

Fotografía de una fiesta de la Inclusa. El orador era el Marqués de la Valdavía, presidente de la diputación Provincial, que por entonces se le mencionaba en la mayoría de la revistas musicales de la época, Celia Gámez y demás, por la fama de juerguista que tenía. Se le veía en todos los "saraos". La verdad es que era muy simpático y castizo, siempre se abrigaba con la clásica capa madrileña. Yo estoy con gafas de sol, en la tribuna, detrás de Sor Rosario, directora del establecimiento, con mi hermana Ana y mi madre a la que casi no se la ve.





FINAL DE AGOSTO

Virgencita mía y vuelvo a decirte que eres francamente maravillosa. Cuando piensas que todo se ha acabado, que ya no tienes más amigo que Jesús. Cuando todo lo ves negro, cuando te encuentras sola, sin ninguna ilusión y de repente notas que el Cielo se abre, que las nubes desaparecen y una luz pequeña ilumina tu oscuridad, que una nueva esperanza brilla en tu pecho, que no todos te han olvidado como creías, que aquellos amigos de antes vuelven a aparecer y, lo más importante, que ellos te pueden dar noticias de aquel que no se acuerda de ti, pero que algun día como estos puede volver, de aquel a quien has tratado de olvidar y ahora comprendes que no lo has conseguido.
Jesús mío esto es lo que he sentido esta tarde, todo junto, pena y alegría. Al comenzar la tarde, la tristeza me había dominado y me quejaba de que todo era igual, pero después por un simple saludo. Todo cambia y lo negro se vuelve blanco. Sí, fueron Jesús y Juanjo los que nos saludaron y acompañaron.. Aun se acordaban de nosotras y si estos se acuerdan porqué él no va a hacer lo mismo?. Además ellos pueden hablarle de nuestro encuentro, hacerle espabilar la memoria y quizás, quizás.... no me atrevo ni a decirlo, pero una carta... Sería , Jesús, mi dicha completa. Señor te amo ahora y siempre, en la pena, en la alegría, en lo negro, en lo blanco, en todo momento y cada latido de mi corazón es un suspiro de amor que a Ti envio desde esta tierra que no vale nada y a la que yo contigo, Madre mía venceré, ¿verdad que sí?. En Vosotros confio ilimitadamente.


SEPTIEMBRE 1954

1—IX—54
Madrecita mía, otra vez vuelvo a Ti y ahora es con una petición mucho mayor que todas las anteriores, en esta tengo puesta toda mi fe, toda mi esperanza. Tengo plena confianza en que mis súplicas van a ser oidas, no por ser mías sino porque Vosotros prometisteís atender al que pidiera con fe, con amor. Señora y la mía es muy grande, por eso te digo que pronto, muy pronto saquen a Mª Luisa y a Llanos de donde el Director las ha llevado.


ACTUAL___2008


Se trataba de dos niñas de la Inclusa, de las más amigas mías, que debieron meterlas en algun correccional, pero no recuerdo que pudieron haber hecho. El Director ya no era el padre de los Jimenez. Tuvo un problema económico y lo destituyeron. Lo más triste de todo es que fue mi padre el que tuvo que dar parte de él, a pesar de la amistad que los unía, pero mi padre siempre fue la honradez personificada. El director, Luis llevaba tiempo aceptando dinero por la entrega en adopción de los niños de la Inclusa. No es que él lo pidiera, sino que se lo ofrecían por el interés que se tomaba en seleccionar y reservar los niños que le pedían. Cuando aquello trascendió a la Diputación la mujer de Luis, mi querida Dª Carmen, vino llorando a nuestra casa para suplicar a mi padre que le echara un capote. No pudo hacerlo y aquella amistad de la que todos disfrutábamos, por ellos y por sus hijos, se deshizo en cuestión de días. Tuvieron que abandonar el pabellón y sólo volvimos a verlos en contadas ocasiones. Recuerdo que fue muy triste para mí que estaba empeñada en la recuperación de mi amigo Julio I y que con la distancia resultó imposible.
Detrás de Luis vino Mellado, que se gastaba el dinero suyo y el del establecimiento en el juego. otra vez tuvo que ser mi padre el dedo acusador. Acabó en la carcel y cuando mi padre fue a visitarle, le confesó que allí, creo que era en la carcel de Alcalá, no se vivía tan mal y que además se relacionaba en ella con gente de alcurnia y prosapia: Los fulanez, los menganez... y algunos más conocidos de la época. A continuación nombraron a un tal Urbano con el que yo casi no coincidí pero que le recuerdo como antipático, y enano. Lo cierto es que en todos los años que vivimos allí sólo hubo un Interventor, mi padre, mientras que el cargo de director fue ocupado por cuatro distintos. Si bien el primero de todos que se apellidaba San Martín era una persona absolutamente honrada y eficiente, siendo él mismo quien renunció al puesto. De él me llamaba la atención que cuando se celebraban las misas en la capilla de la Paz, que así se llamaba porque era Nuestra Señora de La Paz quien reinaba el retablo, siempre las presidía él, a la izquierda del Altar, en aquellos sillones y reclinatorios de terciopelo rojo y nosotros detrás suya, nunca comulgaba, algo que no era frecuente en aquellos tiempos. Más tarde de mis quince años me enteré que estaba separado de la mujer y vivía con otra. La versión que supe es que al volver del viaje de novios les esperaba en la estación la suegra, se dirigió a ella y la dijo: "Aquí tiene usted a su hija para siempre". Nadie supo los motivos de aquel desgarro, pero tuvo que ser importante. Lo cierto es que me caía muy bien y le apreciaba porque era muy cariñoso conmigo y amable con todo el mundo. Cuando me enteré de su problema matrimonial, en el fondo admiré su coherencia pues otro en su lugar hubiera comulgado.
___________________________________________

Virgencina Tú que penetras hasta lo más hondo de los corazones sabes que ellas son buenas y sabes la injusticia que con ellas se ha cometido. Ya sé que de este mal, Tú Jesús mío, vas a sacar un bien mayor, pero que no sea muy tarde, por favor Jesús que yo pueda verlas de nuevo como antes, a cambio pídeme lo que quieras, lo que desees que yo te lo daré. Ya voy conociendo que el mundo no es tan bueno como parecía, que hay mucha maldad en él, pero contigo se puede trasformar, pero armados de paciencia, voluntad y amor se puede cambiar. Nosotros no podemos albergar odio en nuestros corazones; por ello te pido también por el Director para que le perdones, para que se ablande su corazón y sepa amar a sus semejantes.
A lápiz y con letra muy pequeña esta escrito, en la misma hoja:
“Julio aun espero tus noticias”

12—IX—54
Jesús mío no puedo explicar lo que siento, es algo raro que me pone triste y cabizbaja y el caso es que tenía motivos para estar contenta, todo el mundo dice que cambié mucho, que estoy muy guapa, ya no estoy gorda como antes y en cuanto a chicos no puedo quejarme, tengo un pasmarote todos los días en la puerta de casa y eso que le digo que no quiero salir, pues como si nada. Sería tonto negarlo pero yo misma me encuentro mucho mejor. Además lo noto por papá y mamá y por mis hermanos; sin embargo, Jesús mío esto no me gusta pues en casa se estan haciendo demasiadas ilusiones y yo sé positivamente que algun día tendré que dejar todo esto. Hoy mismo no sé que hablaban de una juerga, a mí se me llenaron los ojos de lágrimas porque aunque me gusta mi nueva vida, no me encuentro satisfecha y me parecen todos demasiado materialistas. No sé, pero no me gustan sus bromas, sus comentarios, sus proyectos yo aspiro a lo absolutamente bello y esto tiene mucho de feo. No me apetece salir con chicos, aunque, claro si Julio viniese ya sería otra cosa. Señor atiende a mi oración y traéme noticias de él y sobre todo no le dejes de tu mano y no dejes tampoco a esta que aunque haya cambiado te ama mucho y más que nunca porque al conocer a los demás comprende que sólo Tú eres merecedor de ser amado por este corazón tan difícil de llenar. Se Tú quien colme todas mis ilusiones, Jesús de mi vida, Jesús de mis 17 años

Debajo de estas líneas hay escrito en bolígrafo rojo:

“Aquí había un vacio muy grande en mi alma, me faltaba algo y ese algo ha llegado. Julio, mi Julio me quiere, no creo que sea tanto como yo a él, pero el fin y al cabo me quiere y eso me basta y me llena.

13—IX—54
¡Cobarde!, es el grito de los vencidos. Eternamente resuena en sus oídos el eco de esa palabra, pronunciada quizá por el compañero que a causa de su cobardía perdió la vida. Cobarde se aplica a quién no sabe luchar, a quién tiene miedo a caer. No quiero estar más tiempo aquí, me horroriza todo lo que me rodea, no quiero vivr en este mundo; déjame que recline mi cabeza sobre Tú Corazón y al menos en Ti encuentre la Vida; al menos después de los desengaños que me esperan encuentre Alguién que me sepa comprender, que me sepa amar. Alguien a quien yo quisiera darme por completo, que lo sea todo para mí. Ven Jesús que quiero amarte,. Ven mi Dios que quiero servirte, todo lo pongo a Tus pies para que gobiernes en mí por encima de mis deseos y de mis ilusiones que son muchas por ser de un corazón de 17 años. Madre mía ven Tú también a ayudarme que tienes que enseñarme a amarle. Tu que amaste casi tanto como El, se mi Maestra en este camino. Coloca sobre mis hombros el libro de la Cruz y en él y bajo tu dirección aprenda la más brillante lección de amor.

FIESTAS DE COLMENAR VIEJO
Virgen del Remedio
Fue muy divertido pues nunca estuve en algo parecido. Fuimos con papá y mamá, mis hermanos y mi amiga Carmen Latorre. Hubo una romería en la ermita de la Virgen y después la matanza de los cerdos que era algo un poco espeluznate porque los bichos chillaban de una manera muy desagradable. Bueno, también fuimos a la corrida de toros que me gustó mucho y al final el baile. Bailé con papá, Goyito y esos amigos de papá. Claro que Carmen se divirtió más porque bailó toda la noche con un chico la mar de mono, pero realmente no me importó. Todos dijeron que yo bailaba bien y eso me halagó un poco.

EL BOXEADOR
He tenido varios días a un boxeador rondando mi puerta. Reconozco que me halagaba su insistencia. Me esperaba en la puerta del colegio y luego me acompañaba a casa, decía que había sido un auténtico flechazo, que no podía dormir desde que me vió y no sé cuantas tonterías más que , la verdad, gustan lo suyo,. Yo me metía en mi portal y luego con mamá le veíamos desde el balcón, apoyado en un árbol de la calle esperando inutilmente a que bajara. Le dije bien claro que no pensaba salir con él pero el muy pesado no se convencía y día tras día, aparecía cuando Carmen y yo salíamos a las 9 del colegio, y luego se quedaba un rato en el mismo árbol hasta que por fin se cansó de hacer el primo.
Es verdad Jesús mío no me apetece salir con ninguno desde lo de Julio y ahora no es que me siga gustando..., pero me duele mucho que se haya olvidado de la pobre Militos. Por eso todos me parecen bobalicones y los encuentro absurdos. Ya se que esta no es una posición justa pues al fin y al cabo habrá de todo, pero a mí ya no me importa ninguno y todos me dan exactamente igual.
Otra de mis preocupaciones es que Julio, el de aquí al lado no cambia. Yo no dejo de pedir por él pero parece que no quereís hacerme caso. Pero sé que esto no puede ser y que algún día mis oraciones hallarán eco en su corazón bueno pero mal encauzado.
También te pedí intensamente por mi hermano Jose Luis y le han suspendido de la misma manera que a Julio, claro que para él no importa tanto ya que era el primer año que se presentaba. Sigo confiando en Ti que siempre sacas algo bueno de lo que nos parece malo.
Dentro de unos días nos examinamos Carmen y yo. Por ella te pido para que apruebe pero yo no quiero ser egoista y lo dejo en tus manos para que hagas lo que desees de mí. Igualmente dejo en tus manos lo de volver al colegio. Tú verás lo que me conviene más. Yo no me opondré a lo que Tú decidas hacer conmigo porque no tengo ni quiero tener otro fin que hacer tu Santa Voluntad.

14—IX—54
Hoy 14 de Septiembre de 1954 tomo asiento una vez más en esta mesa, pequeña sí, pero que para mí es como la inmensidad de un “prau”, como aquellos de Asturias donde jugaba con mis primas el verano que pasé en Oviedo, presidido por aquella ermita solitaria , se siente inspiración en la mente, necesidad de comunicar a alguien el estado del alma. Y ¿a quién mejor que a ti, diario mío?, a ti que tan bien conservas mis secretos, sin reirte ni hacer una mueca ante las tonterías de mis actos y mis pensamientos.
Ahora voy a exponerte mi situación: ante todo el gran cambio que he dado pues a pesar de tener los 17 años de Noviembre, estos han ido aumentando en días y al compás de los días nuevas sensaciones aumentaron el caudal de mis ilusiones, aunque debo hacer constar que, en todo instante, presididas por aquello que tan bien encauzó en mí madre Begoña: la pureza.
Los primeros días de verano transcurrieron lentos e igual que los de todos los años, si bien, este venía además ensombrecido por la idea de un Julio que marchó de veraneo sin despedirse, a pesar de haber prometido llamarme en cuanto supiera el resultado del examen que, por otra parte, fue desastroso. Este es un punto que no comprendo pero como no se trata de comprender sino de aceptar, lo acepto. Sin embargo pregunto: ¿Si él hubiese aprobado se habría olvidado tan facilmente de mí?. Respondo: Estaría poco menos que entusiasmado con mis oraciones, sabía que pedía obstinadamente y siquiera por agradecimiento no me habría olvidado.. ¿Si no me hubiese olvidado, saldría conmigo? A esto contesto que sí. Es tontería negarlo pues yo sé que estaba bastante conforme conmigo en todo, exceptuando el ser gorda pero como ahora he adelgazado y todo el mundo dice que soy igual que mamá y mamá es muy guapa pues serían posibles algunas consecuencias.
Yo pedí que si tenía vocación, desapareciera por completo de mi lado. Si hubiese aprobado ya hemos visto lo que hubiese podido pasar, pero como ha suspendido está resentido, apenado y piensa que Militos no se molestó en pedir por él, cuando Tú sabes, Jesús mío que fue todo lo contrario. Así que por todo ello creo que tus motivos tendrás para obrar así.

15—IX—54
Se acaba de ir M. Fernanda a Linares, Verdaderamente no hay derecho. Después de lo que me costó acostumbrarme a ella y ahora que lo había conseguido se la llevan. ¿Porqué, Jesús mío apartas de mí a aquellas personas que más quiero?. Tú sabes lo que haces. Dijo M. Fernanda que solo cuando se confía en Tu Voluntad se puede hacer con buena cara lo que es contrario a la propia naturaleza de uno, al propio corazón que se desgarra frente a las adversidades y cuando se te ama en serio, cuando todo se espera de Ti hay que coger el corazón con la cabeza y colocarle en su sitio con un velo por encima para ocultarle del mundo.
Señor yo te amo en serio y voy, desde este instante a trazar mi plan de vida:
Mi ideal: ser solo tuya para amarte de verdad
Mi oración: la del Publicano
Mis actos: Caridad, alegría, simpatía con todos.
Mi vida: Tú, solo Tú, Jesús mío.
Tiene gracia lo que me dijo M. Ferananda, cuando yo la conté que ahora estaba empezando a encajar con ella. Dijo: “ y qué le vamos a hacer, Milagros si no has sabido aprovechar las ocasiones... Siempre cuando pasaba, este verano, delante de la clase te he estado diciendo. Buenas tardes, Milagros para ver si tu te animabas y venías a hablar conmigo.“.

SEGUIMOS EN SEPTIEMBRE, pero sin fecha
En un bloc de los que llamábamos de sucio –sin espiral- y a lápiz escribí una página y media que me cuesta mucho leer porque está muy borrosa
_______________________________________________
De repente, sin yo esperarlo, contemplo como mi ser tan variable se va llenando de una sin par alegría. Soy feliz, siento mi corazón latir con ilusión; no importa que el mundo no comprenda lo feliz que soy. ¡Qué más da que la tierra entera cruce indiferente ante mí; yo solo sé que soy feliz porque es feliz aquel que sabe amar con el alma puesta en Dios, aquel que sabe ocultar la historia de su amor, aquel que sabe callar y colocar en sus labios sonrisas amables para todos por igual y aquel que solo y oculto. en la obscuridad, sabe también llorar lágrimas que lavan las penas que se esconden en esta forma de amar. Llora su corazón porque ama un imposible que nunca se realizará. Pero no importa amar es bonito, aunque sería más hermoso verse correspondida. Sin embargo , da igual, con querer soy dichosa, no espero que me quieran. Además hay Alguien que me quiere por encima de todo, del mundo, de la vida. Ese Ser que me ama es mi Niño bendito, es mi Jesús infinito, a la vez hombre y Dios; todo amor hecho carne que murió por nosotros y se quedó oculto en el Sagrario, en espera de un alma que le sepa amar con un amor como el suyo, total.. Jesús yo te amo y aunque un trocito de mi corazón pertenece a Julio, el guapo, yo quiero y verdaderamente deseo que por completo te pertenezca a Ti, Dios de mi vida, ya rendida te ofrezco por entero mi amor.
NOTABLE EN REVALIDA
ACTUAL:
Es curioso los pocos detalles que escribí de aquel examen tan traumático, casi como el de Castañeda y sin embargo hoy lo recuerdo como si fuera reciente. En todo lo que era escrito saqué muy buenas notas, incluso en las traducciones. Pero en el oral fallé, del todo en Literatura que era lo que mejor llevaba. Claro que en Ciencias Naturales hubo algo de trampa ya que me pasé varios días diciendo a madre Angélica que me preguntase los Protozoos y ella me respondía que ni hablar, que no me hiciera ilusiones porque no pensaba preguntarme eso.


El tribunal estaba colocado en una mesa muy larga subida en la tarima de un aula de la Facultad de Ciencias (en la Ciudad Universitaria), En total creo que eran tres catedráticos y las dos monjas del colegio. Cada uno te preguntaba de una asignatura e ibas pasando de uno a otro. Madre Angélica era la última y casi me desmayo cuando me preguntó: Los Protozoos. Aunque yo creo que lo decidió en ese momento, después de ver mi terrible fallo con la pregunta de M. San Eloy sobre quién era Virgilio. Debí llegar a ella con las lágrimas en los ojos o fuera ya de ellos, por lo que quiso compensarme. ¡Qué buena era!
La pobre M. San Eloy, por la mañana tuvo una bajada de azucar, producida por su diabetes y Carmen y yo fuimos corriendo al bar de la Facultad a pedir un terrón de azucar, que por cierto nos daba mucha vergüenza. Ella se recuperó enseguida. Pero no me explico como no le dio otro peor cuando escuchó mi respuesta sobre lo que me había preguntado: ¿Quién fue Virgilio? _ “Un poeta inglés”. Y que conste que ese tema lo conocía de sobra.
_________________________________-----------------------

“Querida Virgencina: hoy ha ocurrido uno de los hechos más trascendentales de mi vida, vengo a contártelo, vengo a decirte lo mal que lo he pasado, el miedo tan grande que tuve a suspender, ese miedo que Tú lograste vencer y que por eso no entorpeció el resultado. Si Virgencina, tras un verano tan aburrido de estudios puedo mostrar al mundo mi Doña (antes se decía que al sacar el título de Bachiller ya te podías poner el Don o Doña), conseguido con sudores pero el fin y al cabo conseguido. Quiero que des las gracias a S. Antonio, a Sta Rita y sobre todo al Sagrado Corazón porque no me cabe duda que ellos y Tú lo habeis hecho todo.

Ya sabes que he sacado el único notable que dieron por la mañana, pero también el examen no ha sido muy brillante que digamos. M. S. Eloy estaba enfadadísima y cuando me entregó la nota dijo:

_Toma, notable, pero no te lo mereces.

Yo no lo recibí con alegría. Madre Angélica , que dicho sea de paso, es buenísima, en el autobús de vuelta a casa, al ver mi cara triste me dijo:
que la felicidad en la tierra siempre es así. Las cosas buenas vienen acompañadas de otras peores, pero que no puede extrañarnos porque si la felicidad fuera completa esto sería el Cielo. Las cosas buenas nunca son completas y que debía estar preparada porque siempre vienen acompañadas de una humillación o algun disgusto.

Actual___2008

A lo largo de mi vida he podido comprobar lo cierto de aquel consejo de M. Angélica y siempre lo he tenido y lo tengo bien presente.
_____________________________________________--


Por otro lado se que merezco esto o algo peor, pues aunque no cabe duda de que he estudiado, tampoco la cabe de que he perdido el tiempo, por eso estoy conforme pero, te lo digo sinceramente, no feliz como lo está Carmen con su aprobado. Sobre todo porque la pobre M. San Eloy ha pasado un mal rato. Porque la he hecho pasar un mal rato y yo soñaba con todo lo contrario. Porque después de mucho pensar en el momento de concluir la Reválida, te encuentras luego que no es nada del otro mundo,. A mí por lo menos no me satisface demasiado, no se si será por la forma en que la hemos acabado o por qué, el caso es que un notable no me llena y estoy convencida que tampoco un sobresaliente me llenaría. Veo el entusiasmo de Carmen y al compararme con ella pregunto: ¿es que mi sangre es de horchata?. No se Jesús mío , no se que me pasa. ¿Qué es lo que tengo, Señor?. ¿Puedes Tú solucionarlo?. En tus manos me entrego, haz de mí lo que quieras. Estoy segura que si te amase como he de amarte, entonces si que se llenaría mi corazón. Rebosaría paz y tranquilidad, alegría y felicidad. Madre mía gracias por todo y dame tu ayuda para amarle.


24—X—54
Día del Domund, pero es distinto al de otros años, a esos años en que yo me sentía misionera y salía día tras día a pedir durante la semana coronada por el domingo en que, con mi uniforme, renunciaba al cine por ellos: por mis negritos, por mis misioneros y hoy... sí he pedido por la mañana, de calle y a qué negarlo estaba muy mona, lo notaba por las sonrisas de los que eran sableados por la cabeza de mi negrito, por los comentarios y lo que es más por ese chico tan mono con el que estuvimos un rato paradas: “Pero que chica más guapa, es la más mona de las que he visto postular, pero qué ojos tienes!!” y yo entre risas y colores que me subían y bajaban clavaba gozosa mi banderita en las solapas a cambio de las limosnas para mis Misiones porque eso sí las consideraba mías como siempre, pero ya la hucha está en manos de las monjas, ya el brazalete quedó en el colegio, ya el Domund concluyó. Yo se que el misionero no concluye nunca, sé que su misión es eterna por eso desearía aportar mi granito de arena, durante toda mi vida para esa gran montaña de Cristo, sin embargo me encuentro débil, sin fuerzas. Ya sé que Jesús aguarda a que yo se las pida para dármelas. Ayúdame Jesús en este viaje hacia la Eternidad que me está resultando ya tan largo y que yo ardientemente quiero que finalice. ¿Dónde Jesús está el fin?. ¿Dónde la estación Terminal?. Ya sé que Tú eres el principio y el fin de todas las cosas. Madre, empújame hacia El..
Lo que haya hecho de sacrificios por las Misiones te lo ofrezco Señor también por Julio I, pues también yo presiento que esa labor Tú me la has encomendado y voy a llevarla a cabo.
Señor estoy tratando de encontrarte, pero todo me parece ¡tan difícil!. Y cuando ya parece que lo estoy consiguiendo, viene quien siempre viene a lo mismo, a estropearme mi caminar hacia Ti, viene Julio II. Y lo peor del caso es que mi corazón sufre al verle porque me trae recuerdos, porque reviven mis heridas o también puede que sea como el alcohol que al contacto con la herida escuece pero que no obstante desinfecta. En fin Dios mío desinfecta Tú mis heridas del modo que quieras pero desinféctalas pronto porque duelen.!!.
Ah pero he de anotar que Julio II no me ha hecho el más mínimo caso, que me vió y se dio la vuelta. ¿Por qué Virgencina? ¿Qué le habré hecho yo?.

Hoy por la tarde, después de pedir, con el uniforme, fui a casa de Julio I que daban un guateque en familia, como es habitual no bailé nada más que con mi hermano Jose Luis, pero hoy no me importó, aunque también estaba Luis pero con su novia Pilar. Nunca pensé que me iba a llevar tan bien con ella. Es un cielo de niña.

25—XI—54
Mañana se marchan Julio y su hermano Luis a Italia, aunque son pocos los días que van a estar fuera me extrañaba que no pasasen a despedirse, por eso cuando el timbre sonó vibró mi corazón al compás de su sonido y sentí una gran alegria que pronto fue infundada, ya que en efecto eran ellos pero solo preguntaron por mi hermano Goyito. Grandes esfuerzos tuve que hacer para no echar a correr pasillo adelante hasta la entrada pero me contuve y poco después entré en mi cuarto, me postré de rodillas junto a la mesilla y en esta posición ya familiar en mí comencé a llorar diciendo: “Madre mía aquí tienes a Militos con su fracaso de amistad, Julio Jimenez no se acuerda ya de mí, pero Virgencita, aunque de mí nombre se olvide haz Tú que nunca se olvide de Ti, él tiene que recordar por toda la vida lo mucho que te debe ¡Madre mía de Loreto! Tú que escuchaste aquel día su queja por haber impedido su guateque, Tú que le escuchaste sonriente y llena de dulzura le hablaste como yo te pedí, Tu que lograste lo que yo llamaba su conversión, no permitas que caiga,, no le dejes de tu mano. Ya sabes con cuanta insistencia rogaba día y noche porque Julio cambiara. Por fin cambió y ahora..., Madre mía parece que tambalea de nuevo. ¿Será posible que caiga. Tú no puedes permitirlo, dime que no caerá.

12—X—54
Buenas noches, Madre, ya sabes lo que con ello voy a decirte, ya sabes que he estado en una boda, ya sabes lo que en ella he sentido (debió de ser la boda de alguien de la Diputación que no recuerdo ni por lo más remoto, pero sí sé que estaban algunos de los Jimenez); sí porque es verdaderamente horrible no bailar en estos sitios, ver que todos bailan, ver que el mundo entero te llama tonta y lo peor del caso ver que te gusta con locura, que los pies se te van detrás de un tango, ver que te encuentras sola. Señora, ¡cuánto hay que luchar!. Sin embargo Tu me ayudas siempre y hoy lo has hecho una vez más, pero crees que me siento contenta, como otras veces? ¿Crees que estoy satisfecha de mi victoria? Pues si eso crees estás muy equivocada porque yo de pensar que había podido bailar con Luis, ¡con Luis!. Madre mía , ese Luis que tanto me gustaba, ese Luis que tan bien baila. Y otra cosa ¿crees que a mi me hizo gracia lo que pasó?, cuando me cogió a la fuerza, cuando me fue imposible negarme, no porque no lo dijera, si no porque me agarró de la mano sin querer soltarla y empezamos a bailar un fox lento y nada más empezar concluyó la pieza, o sea que no bailé. Otra te diría gracias, gracias Madre mía, porque Tú lo hiciste, porque Tú me libraste de bailar; si no cabe duda de que otra te lo diría pero yo no te lo puedo decir, porque no lo siento. Sí puedes pensar lo que quieras de mí, puedes decir que soy una desagradecida, que soy lo que quieras,, pero no puedo mentirte, por eso te digo que me hubiera gustado bailar el fox entero con Luis, que ya que no tuve más remedio que acceder porque ya viste Tú las circunstancias, cuando me cogió del brazo y me llevo a la pista, pues que los simpáticos músicos no pararan tan pronto. Si Virgen mía estoy tan enfadada porque siempre resulto una sosa y yo quisiera ser todo lo contrario.. Bueno ya se me pasó la furia y te doy las gracias por lo bien que lo he pasado, porque me alegro de haber ido y bueno..., Virgencina, después de todo lo que dije ahora me da apuro decir esto, pero en fin tenemos confianza, así que quiero darte las gracias también por haberme ayudado a serte fiel; en realidad no lo merecco porque soy francamente un bicho pero confío en que Tú me seguirás ayudando y con el tiempo cambiaré mi piel de bicho por la de un angel. ¿Quieres? ¿Me ayudas? ¡Gracias, Madrecina!. Pero a veces, ¡¡haces unas faenas!!

OCTUBRE DE 1954

Hay que ver Jesús mío cuantas cosas pueden en pocos días. Cuantas y diversas sensaciones llega a experimentar un alma en unas pocas horas; desde luego ha sido tan variable esta semana que no sé por donde empezar a contaros todo lo que pasó
El Miércoles, a la salida del colegio, fui con Mª Victoria (su hermana Carmen, mi amiga, no se matriculó en el “Preu”; así llamábamos a ese curso raro que acababa de establecer el Ministerio de Educación, en lugar del 7º de Bachillerato; era el equivalente al COU) a pasear por el Paseo de Ronda, sin esperar nada, aunque realmente siempre que ponía mi pie bajo los árboles del bulevar, llevaba mi poquilla de ilusión, por eso cuando allí estábamos paradas y llegó Julio con Pedrito, mi corazón estuvo a punto de echar a volar, sin embargo le pude sostener y me porté, yo creo que bastante bien; estuve muy seria y sin apenas hacerle caso: pues sí, ¿qué se creería él?, que después de estar 21 semanas sin dar señales de vida, iba yo a caer rendida a sus pies?, ni hablar que Militos no se rebaja a ningun mequetrefe, que Militos no se rinde ante nadie que no seas Tú, mi dulce Jesús.

OCTUBRE 1954
“El jueves se marcharon mis vecinos, los Jimenez. a su nueva casa. Lo he sentido mucho porque había llegado a quererles de verdad y porque a Julio I le veré muy poco y será mucho más difícil realizar esa misión que Tú me has encomendado.

30 noviembre, 2008

COSAS QUE ESCRIBÍA CUANDO ME QUEDABA A ESTUDIAR

ACTUAL___2008

Lo que estoy observando es que ese verano de 1954, va cambiando mi forma de escribir, deja de ser tan infantil aunque sigue tirando a cursi. También compruebo que siempre me gustó la noche.
_______________________________________________

Jesús, la noche ha extendido su negro y amplio manto cubriendo con la obscuridad de sus sombras, la vida de este agitado Madrid (¿Agitado en el año 1954?). Aparentemente su aspecto es apacible, los árboles tímidos moradores de la calle no se atreven a agitar sus ramas para no entorpecer el sueño de los fieles madrileños que no desertan de su ciudad ni en verano. El calor del mes de Julio se ve interrumpido muy levemente por un suave jirón de brisa que dulcifica en cierto modo el agobio de estos días. Parece como si ella fuera el recuerdo que nos envían aquellos amigos que, en medio de la frialdad que gobierna hoy día los corazones, son capaces de dedicar un espacio entre sus diversiones a los ausentes. Aquellos que saben compartir siempre dicha y penas; los que verdaderamente en medio de las glorias, el descanso, en medio de la alabanza y el regalo, no sepultan bajo tierra y olvido, valores tan altos y hondos como el de la amistad. Esos son los verdaderos amigos. Merecerían que se elevase un pedestal en cada ciudad y en cada camino: Pedestal de piedra y bronce, tan firme como la alegría y firmeza que transmiten a su alrededor.

Me gusta la noche porque en ella se puede pensar, meditar. (2008__todo menos estudiar). La negrura de los pensamientos se ve traspasada por el parpadeo luminoso de las estrellas; misteriosos corpúsculos de extraordinaria belleza que unas veces simulan querer hablarte y otras tratan de imponer silencio a tus imprudentes labios que no cesan de moverse. Pero es preciso callar para escuchar la sinfonía melodiosa de la noche; para percibir esas llamadas anónimas que lentamente se emiten desde el Cielo a la tierra buscando una contestación más firme y concreta que el "Dígame" de un teléfono (2008__con eso quería engañarme, pero lo que hubiera dado yo en esos días por una llamada de teléfono)
otra vez las estrellas están mandándome callar: sí cierra tus labios y alza por un momento tus ojos a lo alto, los ojos del espíritu. Para tí es nuestro parpadeo, nuestras palabras en esta noche calurosa de julio. Para tí cuya alma está abriendo su cáliz como la flor en primavera a todos los olores.

Y hoy, Jesús mío, transcurrieron ya seis semanas sin verle.

26 de julio-04

Jesús mío, estoy avergonzada de mi misma. ¿Por qué?, porque ahora comprendo lo bajas que han sido mis ilusiones. ¿Qué es esforzarse por parecer mona? ¿Tener muchos vestidos y gustar a la gente? ¿Qué era salir con Julio? vanidad de vanidades: Por eso mi corazón nunca está lleno del todo, sus latidos no son completos. Necesita algo que le haga revivir. Y porque Tú le hiciste grande no puede saciar su sed con pasajero y limitado amor. Necesita amor fijo, amor infinito, amor verdad que colme todas sus ansias, todos sus anhelos de amar y ser amado. ¿No ves jesús de mi alma cómo mi corazón desea volar como la paloma presa que no puede hacerlo? :
"Esfuerza tu mi vuelo, no te canses de mi. Escóndeme en tu pecho, quiero anidar en tí?"
Ahora parece que estoy segura, aunque aparezca Julio, aunque me llame, aunque quiera salir, yo María Milagros González Sánchez (mi padre no añadió el Irún hasta después de nacer mi hija Begoña) a mis 17 años de vida decido en el día 26 de julio de 1954, servirte por entero de acuerdo tan sólo con Tu sábia Voluntad.

19 noviembre, 2008

JUNIO DE 1954


Esta foto es de 1955. Se hizo en Herreros un pueblecito de Soria, que en aquellos años ya estaba medio despoblado. Mi hermano Jose Luis y yo fuimos a pasar unos días a casa de mi amiga Carmen. Un caserón fantastico, donde todavía se planchaba con aquellas planchas de carbón que se calentaban en los fogones de las cocinas. Carmen y Maria Victoria (he colgado esta foto porque hablo de ella en este capítulo) son las que estan a mi derecha e izquierda.La niña que está al lado de Carmen era una amiga de ellas y la de al lado de Mª Victoria su prima Alicia que más tarde se casaría con un futbolista famoso del Valencia (no recuerdo su nombre). El chico que está delante mía se llamaba Nico y era un amigo, a su derecha el hermano de mis amigas, Juan Antonio y al otro extremo mi hermano.
Explico estos datos porque quiero que mis hijos sepan los nombres de los que aparecen en mis fotos. Algo que me ha producido pena ha sido no saber quienes acompañaban, en algunas fotos, a mis padres, cuando ellos murieron.
_______________________________________________
DE LOS CUADERNOS

Hoy al querer hacer un recuento de este año me doy cuenta de lo variado que ha sido... Mis primeras salidas con chicos, mi nombramiento de congregante, mis primeros "novillos". Madre Fernanda que se preocupa por mí. Que apruebo todo sexto menos la Formación Política y no me puedo presentar a Reválida. Y que Julio va tomando un papel destacadísimo en mi vida, que a cada momento me gusta más y más. Si no cabe duda que ha sido un curso extremadamente agitado.

Ayer domingo me encontraba sola en casa porque no tenía ganas de salir y me pasé la tarde pensando y con las lágrimas cayendo de mis ojos... al ver la realidad. Julio ha suspendido. me parece imposible después de todo lo que por él pedí, lo que por él ofrecí y lo que por él hice. Ya sé que nosotros no podemos comprender vuestros deseos, Jesus mío, pero lo tenía tan seguro que me ha costado conformarme. Y él ¿cómo estará?. Ni me ha llamado como dijo que iba a hacer, ni le he visto, ni sé nada de él, después de lo mal que lo he pasado en esas semanas de sus exámenes. Para que luego ni se acuerde de mí, ni sepa que existo. ¿No ves, Virgencina, que eso desanima mucho?. pero ahora comprendo que ya se acabó todo. Que no se puede vivir de ilusiones y de sueños. Hay que estar despierta a la vida para conocer la realidad y no equivocarse soñando.

ACTUAL___2008

Y resulta que, después de haber vivido inmersa en las realidades más absolutas, doy la vuelta a la esquina y sigo soñando.
________________________________________________
"Por eso Julio te digo adiós con el corazón. Pero te digo adiós esperando tu llamada, llamada que sé no ha de llegar pues ella formaba parte de mis ilusiones y tonta fui al querer hacerlas realidad, los sueños serán siempre sueños. Adiós Julio no te guardo rencor, deseo para tí toda la felicidad del mundo, seguiré pidiendo con la misma intensidad por tus preocupaciones y sobre todo por tu alma. Adiós Julio has desaparecido de mi vista y quiero aunque me duela el corazón que de él desaparezcas, pero no creo que eso sea posible porque te metiste muy adentro. Adiós de nuevo. Tú te llevas una estampa que te di, yo me llevo otra, un lápiz pequeño y una banderita de España, pero me llevo también un recuerdo profundo de mis salidas contigo y el vivo recuerdo de aquella despedida ultima que ya debias presentir como ultima al decir:"adiós cielo"

QUINTA SEMANA
Y ya es la 5ª semana que no le veo, que no sé nada de el. Aquí todas las noches mirando su foto, la de la unica vez que en El Retiro se puso a mi lado y escuchando en la radio el Tango Azul.

ACTUAL___2008
ESTA VERSIÓN DE lOS TRES dIAMANTES, ES LA UNICA QUE HE ENCONTRADO DEL TANGO AZUL CANTADA, PERO NO EMPIEZA HASTA LA MITAD DEL VIDEO. Yo creía que eran los Panchos, sin embargo debían ser estos.


"Ahora me voy a volcar con Julio I para que vuelva a ser como antes. Ello sera mi alegría, el consuelo de este caluroso y aburridísimo verano. Todo, calores, aburrimiento, estudios faenas y fastidio, todo te lo ofrezco para que este Julio vuelva a ser bueno y para que Julio II no deje nunca, Virgencina, de amarte.

También acuerdate de las de mi clase que sean buenas, de Pedrito, de Coco. De Carmen y Luis, de luisa y Antonio, Mª Victoria e Ignacio Jimenez. Virgencina, que ninguno haga tonterías y lo que sea para mejor complétalo y lo que sea para peor deshazlo cuanto antes.

ACTUAL___2008

Ignacio era el hermano pequeño de los Jimenez, el que se parecía al mayor, Luis (mi primer amor platónico) pero no tan "ísimo" como lo definí en otro capítulo. Mª Victoria hermana de mi amiga Carmen, la segunda de los siete hermanos. Algo más fea que ella, pero con una simpatía arrolladora y una vida en su rostro que a todos atraía. Menos tímida y más abierta que mi amiga. Algo más alta que nosotras y con mejor tipo. Todos la queríamos muchísimo y, precisamente hoy, he visto, en un misal antiguo, el recordatorio de su muerte, con unas palabras que la definían tal cual era y que copio:
"Os recomendamos, Señor, a vuestra sierva Mª Victoria, tan cariñosa para los suyos y tan afectuosa para cuantos la trataban".

Fue una pena que aquel pre-noviazgo no saliera adelante ya que ignacio también era estupendo.
Mª Victoria murió un 2 de agosto de 1971, en un terrible accidente de coche al caer en un pantano y no poder salir del automóvil. Sin embargo, el nuevo novio que tenía logró salir ileso del mismo. Nosotros aun vivíamos en San Fernando con toda la chiquillería y no pude desplazarme a Madrid para sus funerales y a abrazar a su querida familia. Sobre todo a su madre que fue la mujer más sufrida y santa de cuantas he conocido.

JULIO DE 1954

"Angel de mi guarda, quiero que vengas siempre a mi lado, para que guies todos mis pasos y poder contarte todas mis cosas, todos mis secretos de amor que no diras a nadie, sólo a mi Jesús, a quien yo quiero mucho. ¿Conforme?

Jesús, hoy he comenzado. Pleno Julio, calor abrasante, aburrimiento de ser sóla la que estudie. Mañanas de estudio, clases de colegio de 5 a 9, salidas suprimidas...Todo eso tan negro vengo a ofrecértelo para que Tú lo transformes en el blanco de tu sacrificio. Todo lo haré por Ti y así mis esfuerzos no serán estériles. Y todo lo ofrezco por los Misioneros y por Julio I y Julio II.
Si me muero esta noche, lo unico cierto y seguro es que te amo como a nadie, con todo el alma, con todas las fuerzas y toda la locura de mis diecisiete años.

04 noviembre, 2008

VERANO DE LA REVÁLIDA





ACTUAL___NOVIEMBRE___2008

La radio era parecida a ésta, pero la mía más bonita

A pesar de todos mis esfuerzos por sacar el curso adelante y que las monjas me presentaran al examen de Reválida, tuve un tremendo fallo. Monjas y profesores quedaron atónitos con mis exámenes, de media Notable. La verdad es que, a lo largo de los años de colegio, me había creado la aureola de "pobrecita no puede hacer más".
Viene a mi memoria el profesor que teníamos en 4º de bachillerato en la asignatura de Química. Don José le llamábamos y que me tenía tan fichada que segun entraba por la puerta de la clase y antes de cerrarla, ya iba diciendo:"Sita, porque hablába así, González a la pizarra". Así día tras día y total para ponerme 0 tras 0. Odiaba la Química y me parecía tirar al estercolero un tiempo precioso que podía emplear en el desarrollo de la imaginación. Era consciente que la pizarra y yo nos encontraríamos siempre a la misma hora con D. José, pero me daba lo mismo. Total eran unos minutos de mal rato, a veces ni eso, cuando segun él entraba yo me dirigía a la tarima, incluso antes de que me nombrara, con el regocijo de mis compañeras. Y las notas mensuales ya se sabía:0'1, 0'3, y superándome 0'5....
Como iba diciendo los profesores atónitos y mi padre encantado aunque su reacción fuera la de:"ya lo sabía". En realidad era el único que conocía mi secreto, perder las horas frente a cualquier libro de estudio, a excepción de Filosofía, Literatura y Latín. Y pensar que, con esos antecedentes, ¡su empeño fue que estudiase Económicas!...
Lo que nadie esperaba fue que la profesora de Formación Política, que no me podía ni ver, se negase a aprobarme. Por más que suplicaron las monjas. No exagero si digo que Madre San Eloy hasta con lágrimas en los ojos, ella en sus trece. Parece mentira que, a pesar de aquel encontronazo con los Principios Fundamentales del Movimiento, nunca fuera una resentida y a la muerte de Franco me volviera franquista de toda la vida. Si alguien, perdido por la blogosfera, se le ocurre leer esto, no me importa que se entere de mi gran engaño. Es más, como no me averguenzo de nada, confieso que en los años ochenta, viviendo en Ferrol, organizamos un homenaje a Franco /sin marido claro, que él estaba en activo y no podía intervenir en nada semejante/. La que condujo el acto fui yo, ante su hija, la Marquesa de Villaverde y notables representantes de la época franquista, como Gutierrez Cano, Jesús Suevos y algunos más, así como el agregado cultural chileno y su encantadora mujer, con los que trabamos una auténtica amistad. Ante todos lancé una preciosa introducción que causó sensación e infinitos aplausos. El día anterior alguien colocó una bomba en la estatua ecuestre de Franco, situada en la Plaza de España ferrolana, y uno de los policias que la desactivó dijo antes de subir al pedestal: "Quiero un entierro con violines". no ocurrió nada porque rezamos a morir.

Después de este inciso con el que he querido dejar bien nítido que nunca fui rencorosa, voy a copiar algunas páginas auténticas. Añadiendo antes que fue ese verano, cuando El Tango Azul tomó la consistencia de melodía de nuestra vida. En realidad, fui yo quien la introdujo como tal. Todas las noches me quedaba a estudiar y no comenzaba hasta que terminaba la sintonía de un programa musical que escuchaba en aquella radio philips que mis padres compraron antes de trasladarnos del piso de Jorge Juan y que había sido sustituida por un armatroste enorme, de esos que en la parte superior se abria un tocadiscos para deleite de los que ya habíamos salido de la posguerra. La radio anterior pasó a la habitación donde dormíamos mis hermanas y yo. Era de madera color castaño, rectangular, no muy grande, de unos cuarenta centímetros de altura, ¡lo que diera ahora por haberla conservado!, y, en la parte delantera, una especie de tela de esterilla color amarillo cubría el altavoz. Por supuesto uno solo ya que lo estéreo no debía haber llegado a España. Apoyada en los botones, grandes y redondos, de conexión y volumen, dejé como incrustada la única foto del Retiro en la que Julio aparecía a mi lado. Así, con esa parafernalia, apoyados los codos en la mesa de estudio, con algun libro abierto a la espera de ser reconocido y en mis manos, con languidez, reposando cara y añoranza, cada noche fijaba mis ojos y yo diría que el resto de mis sentidos, en el amarillo de tela por donde las notas del Tango Azul me trasportaban a un mundo imaginario de reencuentro con el primer amor de mi vida. Bueno el segundo, aunque lo de Luis Jimenez fue absolutamente platónico. El Tango Azul lo interpretaban Los Panchos, no sonaba lo mismo que con Mantovani pero en cambio tenía letra:

"Será un Tango Azul que te cantaré... y en un rayito de luz, de luna yo...te besaré.". La música terminaba y ni luz, ni rayito, ni beso alguno...sólo estudio y estudio.

Consecuencia de aquel suspenso en Formación Política: la Reválida para septiembre y mi verano absolutamente cercado por el estudio.
En ese contexto, Julio desaparece del mapa. Después de haber salido algunos días de mayo él y yo sólos y cuando todo indicaba, que una vez pasados sus exámenes de ingreso en la Escuela Naval, daría el paso definitivo de la esperada declaración formal. No fue así, se lo tragó la tierra. Y yo, ignorando los resultados de las pruebas, que todo hay que decirlo eran durísimas, no en lo que han ido degenerando actualmente, intentaba camelarme a mi gran confidente, la Virgen María, con tratos más o menos legales: "Mira que yo suspenda en septiembre la Reválida, pero que Julio apruebe en esta convocatoria".

Lo recuerdo de memoria, pero, como todo, lo guardo escrito con mis palabras de entonces. Sin embargo, se trata de abreviar en la medida de lo posible.

JUNIO DE 1954
Hoy Madre mía, leyendo y releyendo tantos papeles que he escrito del tema Julístico. Recordando su última despedida: "Adios cielo". Su promesa de llamarme para contarme el resultado de sus exámenes. recordando todo esto y viendo que han pasado dos semanas, que Carmen le ha visto y que yo no tengo noticias suyas, empiezo a sospechar que mis ilusiones eran infundadas. Ya sé que no puedo esperar nada. que es absurdo ilusionarse que él marchará y yo quedaré sola con mis recuerdos y Contigo madre mía que siempre estás ahí. Y ya me canso de tanto sacrificio, de tanto pedir por él y día tras día esperar algo y el algo que no acaba de llegar. Yo Madre continuo pidiéndote por él pero ya no quiero verle más, que por completo se olvide de mí, que consiga su triunfo y crea en el sin que sepa jamás lo que por él he hecho. Madre olvidada, despreciada, pisoteada por todos. así quiero vivir pero por encima de todo amada por Tí.".

31 octubre, 2008

RIÑA CON EL COLEGIO

En el patio de mi casa, con Carme L. y Carmen S.

ACTUAL_____2008
Creo que tengo que dar un impulso a estos relatos y terminar ya con esta historia del Tango Azul porque hasta a mí ya me está empalagando.
Aunque todo sigo teniéndolo escrito, voy a relatarlo yo para abreviar, de todas maneras intercalaré párrafadas literales


Desde la primera salida de Julio y mía solos, hubo algunas más en las que caminábamos por el paseo de Ronda con charlas semejantes a la que ya he relatado. El sólo pedía que charláramos y que rezase mucho para que ingresase ese año en la Escuela Naval.


Por entonces las monjas llamaron a mi padre para decirle que no me iban a presentar al examen de Reválida porque no estaba bien preparada. Era lo que solían hacer los colegios para que los resultados se acercaran más al 100% de los alumnos presentados. Mi padre no estuvo de acuerdo y me sacó del colegio para matricularme en el instituto Beatriz Galindo y presentarme por libre a dicho examen. Una vez cumplimentados todos los papeles y cuando ya íbamos camino del instituto, mi padre que sabía leerme la cara como nadie, me preguntó:


"¿Pero tú quieres en verdad dejar el colegio?, me eché a llorar y le dije que no. Desandamos el camino y como si fuera por primera vez entré por aquella puerta con una ilusión nueva. Todavía hoy cuando paso por la calle O'Donnell se me encoje el corazón al ver aquel umbral cruzado por mí durante diez años. Y siento el latigazo de todo lo que recibí entre aquellos muros y la constante interrogación de si habré sabido fructificarlo.

Abril de 1953
Entré en el cole con mi libro de escolaridad y toda la ilusión y M. Santiago me echa un jarro de agua fría: "Bueno, bueno, ahora hace
falta que la Superiora quiera admitirla. No se puede dejar el colegio por las buenas y volver cuando se quiera- Mis compañeras daban saltos de alegría. Fuí corriendo a la capilla donde estaba M. Fernanda (la superiora), ella salió al verme y me dio un abrazo fuerte, fuerte. Y dijo: "hija mía estos son Los siete Dolores y Gozos de San José"
Me metí en la clase y prometí a la monja lo mismo que hice con mi padre, que iba a estudiar como una loca".

"Esta tarde quedé con julio a las 8. No pude estudiar ni hacer nada, sólo mirar las manillas del reloj que no se movían. Todo llega en esta vida y llegó la hora. Al bajar con Carmen al portal porque habíamos estudiado juntas, nos encontramos con Luisa y Eduardo. Me quedé chafada. ¡Ya sabía que ella me lo estropearía todo!. Carmen se enfadó con ella porque quería salir con Julio y conmigo. Al final la convenció y me dirigí , ¡al fin sola! a la esquina del buzón donde Julio me esperaba. Paseamos como siempre y otra vez empezó a hablarme de lo buena que era y que me conservase así siempre porque así haría feliz al marido que tuviera. También dijo que siendo así no tendria mucho exito con los chicos".

Actual________2008
En eso se equivocó pues no fue así en la Universidad y no porque yo cambiase. Siempre me comporté con los chicos tal como era y los tenía a todos como moscas detrás mía. Y no lo digo por vanidad, más bien es un reconocimiento hacia ellos, no recuerdo el más mínimo detalle de sobrepasarse ni siquiera de palabra. Creo que no era fruto de los tiempos, siempre he pensado que el hombre, también ahora, sabe comportarse segun la mujer se comporta. Y ahí radica la importancia de la mujer.

"Luego añadió que no tenía mérito ninguno porque Dios me había hecho así. Volvió a insistir en ir al cine pero yo volví a decir que no. Y entonces dijo: "Cuando ingrese en la Escuela, seguro que si te he visto no me acuerdo, ¡Verdad?. Yo le dije:Eso lo harás tú. El respondió: Ah, claro eso lo haré yo. La verdad es que no entendí lo que quería decir.


Al despedirse añadio: A ver si otro día eres más abierta, ya veo que tenías razón en lo de cerrada. Yo venga a contar cosas y tú nada. Me voy a callar, pero es que cuando congenio con alguien fraternalmente, como ahora contigo, todo me sale instintivamente.
Eso de fraternalmente no me hizo gracia, pero yo creo que juega a despistarme"
" Y ahora Madre mía, te pido por él. Cuídale mucho y haz que cada vez encuentre más fuerza en la Comunión. Haz lo que quieras de mí, pienso tratar mi problema de la vocación en serio. Tú desde el cielo me ayudarás a resolverlo. ¿Verdad que sí?. Dios mío y aunque él se vaya a Marín, haz que se acuerde de mí alguna vez y por lo menos que me escriba algua carta. Bueno lo que interesa es que ingrese en Junio. Por favor Jesús mío no se lo niegues."

Para terminar este capítulo de hoy, transcribo una cursilada de aquellas oraciones mías. La cursilada era la forma que le daba, no la oración que me salía del alma y mejor que en la actualidad.

TERMINA MAYO

Madre de mi vida, Mayo va declinando y al concentrarme hoy en mi misma contemplo lo poco que he hecho por ti en estos días en que todo las flores con su belleza y sus aromas, los pájaros con su melodia de contento y las sonrisas más amplias de los hombres, parece que todo se eleva hacia lo alto en una ofrenda del delicioso amor que mueve nuestros corazones. El mío Madre mía quiere remontarse a las alturas, quiere volar hacia su dueña que eres Tú. Es el único obsequio que tengo, es verdad que no he ido al cine en todo el mes, que he estudiado como nunca y que me he portado mejor. pero ¿esto que es? comparado con todo lo que te debo, poco tan poco que me parece no lo vas a aceptar. Pero mira Virgen mía yo lo hice con toda el alma por Tí. Consuela la pena que te de este corazón tan pequeño, tan ruín, tan desagradecido, pensando que te pertenece desde hace mucho tiempo. Si Virgencita no olvides que ocurra lo que ocurra y pase lo que pase, él te ama cada vez con más fuerza. Mantén Tú mi amor para que con el alma puesta en Tí, ame con el corazón siempre, siempre junto a Tí.
Además vengo como siempre a pedirte algo que ya sabes Tú lo que es. Anda consíguelo Tú de Jesús, anda Virgencina que Julio apruebe ahora. Si aprueba y no se acuerda de mí, no me importa, lo único que quiero es que apruebe. Pero también te pido con más intensidad por Julio I, Madrezuca, que sea otra vez bueno.


Te quiere más que a nadie, Militos



.

19 octubre, 2008

EJERCICIOS ESPIRITUALES

foto de las que nos apuntábamos a todo. Obra de misiones



EJERCICIOS ESPIRITUALES
A los pocos días entramos de Ejercicios. Me apetecían menos que nunca pero con ayuda del cilicio (esto me da mucha vergüenza escribirlo porque creo que en estos tiempos nadie o casi nadie es capaz de entenderlo, pero entonces algunas y algunos, lo hacíamos con permiso del director espiritual, como desagravio por los padecimientos de Cristo y por los pecados propios y de los demás. Sobre todo no lo suprimo ya que mi propósito es el de la autenticidad)) y de mi Virgencina conseguimos que no me salieran muy mal.

Como "la humildad es verdad", segun Santa Teresa, no tenía que hacer en mí grandes transformaciones, pero sí mejorar el genio, cumplir con mi deber que este año he estado descuidando un poco y mil defectos y faltas que disgustan a Dios (casi nada). No me distraje mucho y sólo un día, de los cinco interna, hablé para ayudar a mi amiga Carmen que la pobre estaba pasando una mala racha. Nos fuimos a la Iglesia y allí me contó lo que la pasaba:Estaba vacía, no sentía nada y le parecía que Dios no no quería escucharla. Yo sabía bien lo que era eso, en mis 14 y 15 años me había encontrado así muchas veces. Había llorado, llamado a Dios a gritos y no escuchaba sus respuestas. Salí de aquella situación gracias a madre Purísima que (ya no está en el colegio) y gracias a la oportunidad que me dieron las hermanas de la Caridad de la Inclusa para ir con sus niñas al Congreso Eucarístico de Barcelona. Allí recobre todo el fervor y toda la ilusión. El haber pasado por ello hizo que me sintiera en la obligación de ayudar a mi amiga que no quería hablar con ninguna monja.

Madre Fernanda me llamó para hablar de "vocación". Ella estaba segura de que la tenía y empeñada en que yo lo reconociera. El año anterior nos había dado los ejercicios el jesuita que ahora es mi director espiritual. Hablé mucho con él y también le parecía que tenía vocación. Pero que no había que precipitarse pues quedaba mucho tiempo por delante.Actual_____2008Algo de lo que ahora me doy cuenta, es que la palabra vocación en aquel tiempo era sinónimo de entrega a Dios en un convento. Se empleaba sin ningun añadido. Sin embargo, hoy la vocación siempre va seguida de una profesión o de un estado. Mucho más lógico: Vocación matrimonial, religiosa, sacerdotal, periodista, profesor, militar, artista, médico.... Vocación universal a la santidad en el ámbito que sea._
_______________________________________________
Este
padre, habló el año pasado con M. Fernanda y le encargó que se ocupara de mí y por eso no me deja ni a sol ni a sombra. Para colmo se había enterado que salíamos con chicos (Concha Alonso, seguro) y opinaba que no debía hacerlo porque ellos disiparían mi vida espiritual. Le hablé de ellos y quedó convencida de que eran buenos. Luego me preguntó que si llevaba cilicio y le mentí porque me ponía nerviosa hablar de esas cosas y no quería que nadie se enterara.Salimos de Ejercicios y hasta pasado mucho tiempo no volvimos a ver a los chicos.

REENCUENTRO
Fue por casualidad. Carmen y yo pasábamos a todo correr por la calle de Jorge Juan porque se nos había hecho tarde y sin esperarlo encontramos a Julio. A mí me parecía haberle olvidado pero sí, si, mi corazón volvía a las andadas.Quedamos para ver las fotos que nos hicimos en el Retiro. Ese día, cuando ya habíamos dejado a las otras y en mi buzón, les pedí una para mí. Después de mucho rogar me dejaron todas para que las vieran en mi casa. Y al final me quedé con todas. Luisa protestaba. Fuí una egoista pero no la dí ni una.

OTRA SALIDA
Hoy hemos vuelto a salir y han estado bastante "chinches" conmigo, dicen que no soy la misma, que he cambiado mucho y como me parecía que tenían razón, lloré algo y me porté groseramnete con ellos.

Ahora Jesús quiero contarte lo que me pasa:Señor, ¡no tengo remedio!, soy la persona peor del mundo y aunque me siento arrepentida sé que mañana volveré a hacer lo mismo porque no tengo fuerzas para estudiar, porque estoy faltando al colegio sin motivos, porque a veces me voy al parque de la Fuente del berro yo sóla en vez de ir al colegio y me paso la mañana leyendo y contemplando el paisaje... No estudio y estoy de mal humor con todo el mundo. y lo peor es que no sé por qué lo hago.¡Virgen mía!, quiero implorar tu perdón, no adelanto nada, cada vez soy peor. ¿Cómo va a ver perdón para esta hija ingrata?. Estoy desilusionada, desinflada, sin vida, no puedo seguir adelante. Y en medio de esta desolación, Virgen mía, te llamo y Tú ¿Donde estás?. No me dejes sola. Me gustaría dejar para siempre este cochambroso mundo, sin embargo comprendo que es una cobardía. Por eso te pido ayuda para seguir viviendo pero de otra manera.De verdad, Jesús mío no te da pena ver mi estado de animo?. Anda no dejes de ayudarme que en tí confia mi corazón como en nadie nunca confío.

Y después de esta parrafada, levanto mis ojos para pedirte además por Julio, Jesús y Pedrito. En realidad tenían razón y yo debía haber disimulado esos remordimientos que me entraron cuando dijeron que había cambiado. Por eso te pido para que no se enfaden. Dice Julio que le tengo tirria. ¡Ay!, si él supiera lo que le tengo. Hoy más que nunca recurro a Tí, Virgencita.


17 octubre, 2008

REGRESO DE SEMANA SANTA


¡Dios mío, Dios mío!. Que idiota es Julio II. Luisa le llamó para felicitarle el día de su santo. Yo no quería ponerme porque ya le había felicitado en la comunión de la mañana, pero al final hablé un poco con él. Dijo que nos llamaría algun día de las vacaciones pero no lo hizo. No quiero ni volver a verle. Es un creído, un tonto, un orgulloso, antipático. ¿Que se habrá creído?. Ni siquiera hoy se ha dignado decirnos adiós. A mí con desprecios, ni hablar. ¡Ay que rabia le tengo!. Virgencita, sólo en vosotros se puede confiar. haz que desaparezca pronto de mi pensamiento, que no me guste como me gusta, que no vuelva a verlo más.

AL DÍA SIGUIENTE.

¡Dios mio!, ¿lo ves, ves como te quiero?. ¿Ves como aunque Julio me gusta estás Tú por encima?. Hoy aunque mi corazón tiraba hacia el paseo, mi voluntad lo dominó y cruzando rápida desde el "cole", me metí en casa y aquí me tienes solicitando tu ayuda para ser mejor de lo que soy.
Madrecita, ya voy dejando de ser una niña, lo noto en el interior y en el exterior de mi cuerpo. A la vez que crece él, crecen en mi sentimientos y deseos, nuevas ilusiones... Antes me parecía tan fácil ser monja y ahora no me creo capaz de abandonar el mundo, todo lo que parece llenar mi vida y sin embargo no la llena... Pero Virgencina, por mucho que la vida vaya pasando, por mucho que el tiempo corra, haz Tú que yo no me olvide de que soy tu Hija. No quiero dejar de ser Militos, me gustaría ser siempre pequeña porque el amor de los pequeños a Vosotros, es siempre más inocente, más desinteresado, más completo. ¿Verdad, Madrecita, que me vas a ayudar?. No me importa que hoy se pare con Luisa, no me importa que pasee con ella y hasta que la diga que le gusta. No me importa porque como yo le quiero bien, sólo deseo su bien y no el mío. Además mi jesús del alma no me abandona nunca y con El me basta para ser feliz.

OTRO DIA
¡Dios mío que mal hacemos en juzgar a las personas. vaya chasco que me he llevado con Julio, pero en el buen sentido. Después de ponerle verde tengo que rectificar letra por letra lo que escribí antes. Es lo mejor que existe, el chico más bueno del mundo. ¡Vaya corazón, vaya ideas!.
Al salir del colegio, en contra de mis propósitos fui a acompañar a mis amigas. El caso es que nos paramos en la esquina y cual no sería mi sorpresa al ver que Julio venía solo. Se paró y nos saludo muy cortesmente. Carmen, como de costumbre se marchó rapidamente. nosotros paseamos un rato. Cuando nos despedíamos de Luisa, vimos que venían Coco y Pedro. Luisa se fue y Julio dijo: "Siento que vengan estos porque quería decirte algo". Yo quedé atontada, ¿Qué querrá decirme?.
LLegamos hasta el buzón los cuatro y charlamos un buen rato. Hasta que Julio dijo:¿No veis que estais molestando? Se lo repitió tres o cuatro veces hasta que calleron ( repito que dejo las faltas y los acentos sin poner como está en los cuadernos) en la cuenta y se fueron.

ACTUAL...2008
Voy a copiar ese primer diálogo que tuvimos los dos solos. Sé que alguien se me va a enfadar pero es totalmente inocente y creo que hace falta escribirlo para dar una idea de lo que parecía que iba a empezar. ¡Al fin !. También declaro que no escribiré ninguno sobre el noviazgo, que también eran inocentes pero más íntimos, aunque los tengo en los cuadernos. En cuanto me despedía de él cogía el bolígrafo ( mi primera pluma me la regaló mi padre cuando entré en la Universidad) y escribía todo palabra por palabra para volver a revivirlo, siempre que me apetecía, es decir, todos los días.
_______________________________________________

PRIMERA CONVERSACIÓN
Julio:_Vamos hacia abajo para dar una vuelta.
Militos:_No, fíjate, es tardísimo.
Julio_ Anda, monigote, vamos.
Accedí porque lo estaba deseando.
J_ ¿Por qué te enfadaste aquel día?.
M_Pero si no me enfadé.
J_ Sé sincera y di la verdad.
M_ Es que hay días que ya sabes.
J_ No, es que tú tienes alguna intranquilidad.
M_ Yo, ¡qué va!.
Después de hacerme rogar me decido a decir:
"Es que verás, yo antes de ser Congregante era mucho mejor que ahora".
J_ Pero bueno, ¿en qué sentido?.
M_ Pues en todo, en cosas pequeñas.
J_ Desde luego ten por seguro que la culpa de esa cosas la tenemos nosotros. Sí, porque aunque no lo creais, los chicos al salir con las chicas influimos mucho en ellas y os volvéis más dejadas, más...no sé
Militos permanece muda.
Julio_ Bueno abordando otro tema. ¿Sigues pidiendo por nosotros?
Militos_ Claro, todas las noches y a veces hasta me canso.
J_ Claro, tu pensarás ¿para qué voy a rezar si no se lo merecen?
M_ Ni mucho menos, ¿quieres saber una cosa?, desde el momento en que os conocí no he dejado de pedir por vosotros.
J_ Vaya ya notaba yo que alguien estaba rezando por mí, pues me portaba mejor que antes.
Militos, calladísima.
J_ ¿Comulgas todos los días?
M_ Sí.
J_Pues pide también en la Comunión.
M_ Y vosotros por mí.
J_ En realidad tu no lo necesitas.
M_ Anda que no, lo necesito muchísimo-
J_ No mira, tu podrás necesitarlo porque estás indecisa que camino tomar y eso... pero gracias a Dios no tienes ningun problema moral, porque no, porque tu eres buena, buenísima, porque estás en un colegio donde las monjas tienen mucho gancho.
M_ ¡Que no lo tienen!
J_ Bueno pero os educan bien y tu tienes una educación completa y sabes como comportarte,
Debí poner una cara rarísima porque Julio añadió; ¡Qué cara tienes, Militos eres encantadora. Luego siguió:
Si, no te enfades porque te lo diga pero es que eres encantadora, tienes una cara de buena... Eres incapaz de hacer daño a nadie, por eso vas a sufrir mucho. Tu crees que todas las personas son como tú y no es así. Además tienes mucha confianza con la gente, ¿verdad?.
M_ Que va, si tengo una fama de cerrada...
J_ Pues con nosotros no lo fuiste.
M_ ¿Que no?
J_ ¿O lo fuiste?. Bueno yo creo que sólo se debe tener un amigo que sea de tu misma condición, que tenga tu mismo corazón, por ejemplo: yo
Nos echamos a reir los dos.
J_ No, pero es verdad, a mí me pasa como a tí. Aunque me veas así de loco, tengo un corazón como un castillo.
Militos le mira y no dice nada.
J_ Es que hoy no tengo ganas de hablar y Militos responde: "pues no hables".
J_ Pero es que quisiera hablar mucho pero no me salen las palabras.
Silencio por un rato. Hasta que Julio pregunta: ¿Has faltado a las normas de Congregante?.
M_ No, pero no estoy contenta conmigo.
J_ ¿Te sientes intranquila por salir con chicos?.
M_ Qué no, de verdad que no.
J_ Pero mira de verdad, yo creo que te hacemos daño. Vas a creer que todos somos iguales y nosotros no estamos mal por haber ido al colegio del Pilar, pero los hay peores. Te digo que en los chicos no se puede confíar porque somos bastante malos. Así que ten cuidado con los que salgas,
M_ Tendré cuidado
J_ Bueno has cumplido con las reglas, exceptuando el día del guateque que te remangaste las mangas.
M_ bueno, claro pero sólo hasta el codo.
J_ Además me gustas porque no eres ñoña como otras.
Pausa y silencio.
Julio_ La gente dirá ¿Que haran esos dos que no paran de charlar?, seguro que nos confunden con alguna de esas parejas.
Militos calla y mo comenta nada, pero la procesión va por dentro.
Julio_ De verdad tienes que pedir mucho para que apruebe este año. Para mí es un cargo de conciencia. Militos, es el segundo año que me presento y tengo que aprobar porque mi madre es viuda y se sacrifica por mí.
Militos: claro que aprobarás, ya lo verás.
J_ Si tú lo pides...Lo que no te conceda Dios a tí ¿A quién se lo va a conceder?.
Actual__2008.
No me lo concedió ese año, pero estoy segura que si Julio llega a ingresar entonces en la Escuela Naval, con nuestra amistad recién iniciada, no le hubiese vuelto a ver. ¡Cuanto sabe Dios!
________________________________________________
LLegamos una vez más a la esquina y el apoyado en el farol dijo que pensase bien lo de la vocación. Que era algo decisivo y si uno se equivoca, difícilmente se podrá ser feliz y "tú tienes que serlo". Luego me aconsejó que hablase con un padre carmelita de la Plaza de España, el padre Fulgencio, que es de esos que primero te dan una torta y luego te consuelan y te abrazan.
Pues vaya ánimos pensé yo y debí poner otra cara rara porque volvió a decir: "Pero no me pongas esa cara porque pareces un angel de verdad".
Luego añadió te voy a devolver las dos estampas que te quité porque me vas a estar dando la lata toda la semana y los ángeles también cansan.
Me devolvió una y dijo: ¿Me das esta otra?. Pregunté: ¿Para qué la quieres?.
Julio_ para tener un recuerdo tuyo. La que me diste del día que te hicieron Congregante, me ayuda mucho. Cuando no tengo ganas de estudiar, la miro y parece que me da fuerzas. además es una Virgen que me gusta mucho. Bueno, anda que te estoy haciendo perder el tiempo.
Militos_ Al contrario he ganado mucho.
Julio_ No, si tú no sabes que decir para agradecer las cosas. Muchas veces lo haces con la mirada y te advierto que eso es lo mejor.
LLegamos al portal y volvimos a pasarlo hacía arriba. Habló algo más hasta que dijo:
Bueno te he metido un rollo muy grande, Militos.
Militos: que va, la que te he hecho perder el tiempo he sido yo, ¿Verdad?
Julio: No, de vez en cuando conviene expansionarse y hoy me he llevado una gran alegría. Primero porque sé que que vas a pensar detenidamente ESO (la vocación). Creo que no eres muy valiente y eso de dejarlo pasar no está bien. Aunque creas estar tranquila te deja en el fondo una intranquilidad, de no satisfecha y eso no puede ser. Ojalá estuviera yo en tus condiciones.
Entonces yo pensé pero ¿Este que quiere que me meta monja o que salga con él?
Julio continuo hablando: Y segundo me he alegrado porque sé que pides abundantemente por nosotros.

¡Ah! bueno y antes salió otra conversación que se me olvidaba.
Julio: Eres bastante coqueta, ¿Verdad?.
Militos: Ni hablar.
Julio: Sí, y si no ¿por qué te pintabas al principio de salir con nosotros? . Militos: pero si ya me pintaba antes.
Julio: No, pero hubo dos días que te pintaste más. Yo dije: pues no lo sé. Y él añadió: Si es verdad, pero las chicas debéis de hacer eso para ganaros a los chicos y luego portaros como debéis, como mujeres de verdad.

Al despedirnos me quité el guante y él fiel observador dijo: Gracias, Militos por quitarte el guante. Yo contesté: Gracias a tí por todo lo que me has dicho. "De nada", respondió Julio y yo me metí en el portal de mi casa. Cuando ya iba a entrar me llamó, me volví:¿Qué quieres?. Respondió algo que en otro momento me habría sentado mal: "Que conserves la línea". Ya antes me había dicho que me convenía hacer deporte.
ACTUAL___2008
Reconozco que el uniforme de tablas, las medias gordas y los zapatos bajos no me sentaban nada bien, pero habría que esperar otro año más para parecer más atractiva.








04 octubre, 2008

CARTA A MADRE BEGOÑA


Rebuscando en mis cuadernos para seguir con el relato, he descubierto el borrador de esta carta que escribí a Madre Begoña, desde San Fernando (Cádiz) y me parece oportuno publicarla ahora porque ya mencioné que seguí escribiéndola una vez casada y con hijos. Se trasluce en la carta la confianza que tenía con ella y como seguía ayudándome con sus consejos. Por eso fue un golpe duro cuando nos reunimos en Madrid y comprobé su deserción.


20 de Noviembre de 1974


Querida Madre Begoña:


Hace mucho tiempo que no la escribo y seguro que ya estaba pensando que había dejado de darle la lata con mis extensas cartas. Ya ve que no es así y aquí me tiene otra vez dispuesta a robarle su tiempo por unos minutos.


¿Cómo se encuentra, después de tanto tiempo sin saber de usted?. No sé si algun día tendré la ocasión de volver a verla, pero me gustaría mucho para comprobar si sería capaz de contarla las cosas que a lo largo de mi vida, desde que era colegiala, desde que Dios la puso en Loreto cuando estudiaba quinto de bachillerato, la he contado.

Desde mi última carta mi vida ha cambiado un poco. Tengo un nuevo hijo, ya el octavo que nació este verano. Ahora estoy entusiasmada con él, yo le veo maravilloso pero en casa se ríen porque dicen que el último siempre me parece el mejor de todos.

Cuando supe que venía otro niño protesté bastante con el Señor porque ya con los siete me veía agobiada y llena de preocupaciones. No comprendía porqué me enviaba otro más. Luego cuando le vi en mis brazos, me pareció tan unico que tuve que dar gracias a Dios. Fue entonces cuando decidí llamarle Bernardo, por la honda impresión que usted sabe, me causó este santo cuando leí su vida. Sigo totalmente identificada con el santo y espero de él grandes cosas, del santo y de mi hijo.



ACTUAL______OCTUBRE 2008

Ahora es Yayo, que cambió la carrera de Económicas por la guitarra. Actualmente vive en Brighton. Al fin ha sentado la cabeza y está completamente dedicado a su mujer y sus dos hijos. Sigue componiendo y tocando la guitarra cuando le dejan.


En estos tiempos, cuando tan poca gente recuerda a los santos, sé que puede parecer un poco ridículo cuanto digo, pero es verdad, madre, siento como si con este nacimiento se hubieran renovado muchos de los deseos que tenía antes de casarme y que poco a poco con tanto trabajo se han convertido en un enorme quehacer de cada día, unas veces santificado por llevarlo con alegría y otras echado a perder por la falta de paciencia o el mal humor.

Ahora mismo, madre, me dan ganas de tachar todo lo escrito pues estoy entrando en una de esas crisis de mal humor. Tenía casi una hora para escribirla porque los seis mayores están en el colegio y los dos pequeños dormían la siesta (Julio de maniobras para no perder la costumbre). Y en este momento la niña (era Esther, hoy primera mujer en España que ha ascendido a Capitan de Corbeta de la Armada Española. Hace dos años fue la primera mujer española que mandó un barco de guerra, el patrullero Laya) ha empezado a llorar y se acabó la paz Así que San Bernardo y la santidad resultan demasiado elevados para mí que sólo puedo dedicar mi tiempo y mi vida a mis hijos. (por entonces no conocía el Opus Dei y desconocía que en esa dedicación a la prole era donde tenía que buscar la santidad).

Creo que el año que viene volveremos a Madrid definitivamente. Ya llevamos catorce años en este pueblo y empiezo a cansarme, sobre todo por estar tan lejos de mi familia. Julio estuvo allí hace unos meses y, como seguramente viviremos en las casas de Marina de Arturo Soria, fue al otro colegio de nuestras religiosas, el Cardenal Spínola que nos pillará más cerca, para matricular en él a las niñas. Habló con madre Amargura, no recuerdo cual es su nombre ahora que se han quitado el que se pusieron como religiosas (ya sabe que yo prefiero seguir llamándola madre Begoña, espero que no lo tome a mal). Ella se acordaba de mí y de Julio de cuando fuimos a llevar a la Virgen de Loreto el ramo de novia. ¿se acuerda, madre, como me emocioné?. Le dió el nombre de las cinco niñas para que fuera reservando las plazas porque nos dijeron que está muy difícil en Madrid encontrar colegio.

Todo esto me hace mucha ilusión y no sé como explicar lo que sentí cuando Julio me trajo el reglamento con la foto del colegio y el escudo de las religiosas que me dieron la base y muchas cosas más, por las que ahora puedo mantenerme firme ante la avalancha de situaciones difíciles que nos rodean.

Bueno tampoco quiero que piense que en mi vida todo son trabajos y preocupaciones. Tengo muchos momentos que me compensan, todos desde mi hogar. Ahora que la mujer está tan liberada y puede tener tantas aspiraciones profesionales yo no puedo ni soñar en ejercer mi carrera. Lo que más satisfacción me produce es ver crecer a mis hijos. Begoña ya tiene trece años y me gusta comprobar como, a pesar de lo que ha cambiado todo, ellos siguen confiando en nosotros. Lo principal es la confianza que tienen conmigo. Julio como siempre está fuera y es más regañón les impone un poco más. Les habla mucho, pero Begoña dice que no sabe escuchar sin largarles un "rollo".


Bueno, madre, no quiero extenderme más, pues en una carta es imposible contarla tantos detalles de cada uno de los ocho. Conmigo no estoy contenta porque me he vuelto más quejica. Protesto de lo atada que estoy y no siempre tengo la moral elevada. Lo único es que continuo luchando y que no lo hago por mí, sino por El y por los que me rodean.


Por fin la niña me dejó terminar esta carta, pero a trompicones y estoy segura que no me salió como pensaba cuando me vi con una hora entera para escribir. Si lo dejo para otro día sé que no podría hacerlo. Julio regresa mañana y con él en casa si que tengo que despedirme de cartas y de todo. Creo que me quita más tiempo que los ocho niños juntos.


Madre Ventura nos dijo que seguía en Sevilla, pero me gustaría saber algo de usted. cuales son ahora sus trabajos, sus preocupaciones, si se encuentra bien y si alguna vez la encontraré en Madrid. Quiero desearla una Navidad muy feliz y pedirla una vez más que rece por nosotros.

Siempre la recuerdo como si no hubiera pasado tanto tiempo y supongo que ahora, que ya no soy una colegiala, puedo decirla que la quiero de verdad y que sigo rezando por usted para agradecerle todo lo que hizo por mí, dentro y fuera del colegio. Sabe, madre, que siempre hablé con toda la sinceridad de mi alma y sigo haciéndolo así.

Adiós, madre, hasta otra horita tranquila.

Militos s.m.m. (siempre terminaba mis cartas con estas tres letras que signi fican "siempre, más , mejor" y ahora se me ha ocurrido introducirlo como firma en yahoo)


Madre Begoña me respondió en Navidad con una tarjeta, que he de buscar pues fueron sus últimas letras para mí y sé que la guardo en alguna caja. Sus palabras me llegaron al alma como siempre, pero recuerdo que comencé a intuir su cambio con pena. Fue ella de esas pocas personas que pasan por tu vida dejando un poso imborrable.

02 octubre, 2008

SEGUIMOS DE VACACIONES

7-1-53

Como todavía no teníamos colegio, fuimos al Retiro y pasamos una mañana estupenda. Jesús dijo:
_"Os voy a contar un sueño que he tenido", pero julio le aconsejó que no lo hiciera porque alguien se iba a poner colorada. Se desvío la conversación y nos quedamos sin saber nada. Querían ir al cine por la tarde pero yo dije que "nasti". ¡Estaría bonito una Congregante con dos chicos en el cine. ¡Imposible!, les sentó bastante mal y hasta llegar al buzón de las despedidas no hablaron ni media palabra. Dijeron adiós sin darnos la mano ni nada. ¡en fin ya estamos de morro otra vez!

17-1
Luisa celebra su cumpleaños (tiene un año más que yo). Como era de suponer, llamó a Julio para invitarles.
Lo pasé bastante bien pero peor que en Reyes. Jesús también todo el rato a mi lado. Julio bailó con Luisa y no sé que cosas le diría que que ella lo interpretó como si le gustase. También se la declaró Julio I pero en broma y como es una creída se lo creyó de verdad. Lo cierto es que a mí me parece que es más fea que nosotras pero como es más fresca se los conquista.
A la salida mis hermanos, Goyito también fue, fueron a acompañar a mi amiga Any y a las demás. Jesús, Julio y yo llegamos hasta la esquina, donde nos despedimos de Carmen y ellos me acompañaron hasta casa. Jesús dijo;_"Cuando mejor lo paso es cuando te acompañamos a tí". Luego empezó con las bromas de siempre: que si Pedrito por aquí, Pedrito por allá, que si le había trastornado y que le había preguntado: "Qué debía hacer para declararse a Militos, con que monja tenía que hablar primero". Todas esas bobadas nos hacían suponer que era él quien pensaba así. Las niñas de la clase que también fueron al santo de Luisa opinaban lo mismo y junto con algo que dijo Julio, empecé a creer que tenían razón. Pregunto: ¿Por qué gustaré sólo a los que no me gustan a mí?

Aquella noche como despedida hicimos un trato, rezar siempre todas las noches un Avemaría ellos por mí y yo por ellos. Eso ya lo venía haciendo yo con Julio I, pero desde ese día lo vengo haciendo por todos y creo que ellos por mí.
El primer disco que pusimos fue otra vez el Tango Azul, que ya empiezo a relacionarlo con lo que siento por Julio, se repitió varias veces y me sigue gustando mucho. Julio le regaló a Luisa una caja de bombones y conseguí que me la diese de recuerdo, pero vacía, claro. No se me pasó por la imaginación bailar, lo tenía tan descartado que no me costaba ningun sacrificio. Me ayuda mucho la ilusión de que el primer baile sea el de mi boda. Y si no me caso, que será lo más seguro, ya bailaré de coronilla en el Cielo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...