AMIGOS

10 enero, 2009

TANGO AZUL, PREUNIVERSITARIO

Mi guapa madre con aquel peinado de tupé alto que, en la posguerra, se dio en llamar: ¡Arriba España!

ACTUAL__2009


Tengo un grave problema, quería terminar estas entradas del Tango Azul para no rizar demasiado el rizo y me encuentro que es imposible, por una sola razón porque el Tango Azul, ese que nunca llegamos a bailar Julio y yo, continua, a pesar de los años transcurridos, en plena efervescencia.


Recuerdo el motivo por el que comencé a publicar estas notas de adolescente: Hace dos veranos, mi hija María, me preguntó la causa por la que Julio cada vez que sonaba dicho tango, en su arcaico aparato de música, y sonaba muchas veces ya que él previamente lo había grabado al final de cada cassete de marchas militares y tunas, subía desde el jardín a la casa, camuflado, como digo yo, de hierbas y tierra, para darme un beso. El motivo es el que revelo en estos post.

El Tango Azul dejará de sonar cuando Dios quiera que comencemos nuestra "guardia junto a los luceros", por todos los que dejaremos aquí.
Sin embargo, estas narraciones que, vuelvo a repetir, están copiadas tal cual con faltas de ortografía, de los numerosos cuadernos que guardo y de los que únicamente he elegido algunas para no cansar, sobre nuestros primeros encuentros si van a tener ya su fin en uno o dos post
___________________________________________
PREUNIVERSITARIO
Curso 1954-55

20-X-54
Señor, este Julio es un caso raro, unas veces mucho y otras nada, Desde el domingo no tengo noticias suyas y el caso es que me da la sensación de que está tan desinflado como yo, Para mi antes era una ilusión y por eso me chiflaba. Le veía tan bueno, tan distinto a los demás, tan espiritual que yo le quería y mi amor era tan grande porque me parecía muy difícil conseguirlo. Claro que con todo lo que he sufrido este verano, 21 semanas sin noticias, con la música del tango azul enredando todas las noches en mi dolor, no me extraña mi desinfle. Y ahora que veo que no es tan imposible, que salimos y no sé, bueno que me veo correspondida y esto ya le quita bastante interes a la cosa. Para mí el amor consiste en dar y no recibir, en sacrificarte por el que amas, es decir estar libre de todo egoismo.

A mí me parece que a él le ha ocurrido lo mismo. Cuando ha visto que yo también le quería su ilusión se ha venido abajo, por ello no le echo nada en cara ni me enfado, sino que le comprendo porque yo estoy pasando por lo mismo. Ahora he entendido el significado de aquellas palabras:
_No sé Militos, pero me da miedo decirte esto porque cuando uno se enamora de verdad lo concibe de un modo espiritual...

Claro, Jesús mío, le daba miedo que al empezar a salir ese "espiritual" perdiera parte de su atracción. Sí eso es lo que ha pasado.
De todas formas no creo que hayamos acabado nada más empezar a salir. Pero en fin yo no sé lo que Tú me reservas, por eso antes de que ocurra nada quiero decirte que estoy de acuerdo Contigo en todo. Que puedes, Jesús hacer con tu Militos lo que te plazca.


Hoy he vuelto a ver a aquella MªJesús, hermana de Matias y de madre Almudena. Recuerdo la meditación que hice con ella en El Escorial. Ella es un angel y hoy he vuelto a sentir deseos de hacer algo por la Virgen, de ser como Ella me quiere, de darla cuanto me pida, si es preciso hasta la vida.
La Madre Prefecta nueva, M. San Francisco, me ha dicho que hay que trabajar mucho en la Congregación Mariana y que quiere contar conmigo. He dicho que así lo haga para todo. Ya me he hecho el plan de vida y me voy a dormir con la satisfacción de que en adelante no perdere el tiempo. desde este instante voy a ser buena.

10-11-54
Virgen mía puedo asegurarte que nunca me he visto en un caso parecido. Tú que eres mi Madre espero que sepas comprenderme, por eso recurro a Tí en este momento, cuando mi alma está indecisa; ha conocido nuevos horizontes y no sabe que dirección tomar. Mi barquilla se tambalea entre dos aguas. Te llamo para que me orientes. Voy a contarte el motivo de mi zozobra.

A las 8 me esperaba Julio frente a la iglesia de la Paz. Ya era la tercera vez que salía con él en lo que llevo de curso, pero siempre vinieron Jesús o Pedrito con nosotros. Hoy todo fue distinto, los otros días hablábamos de cosas sueltas o accidentales. Hoy Julio dijo que me había encontrado muy guapa, más delgada y que tenía una dentadura muy bonita y los tobillos también y que era casi perfecta. Empecé a presentir que algo iba a pasar. Eso que cuando llegué mi corazón estaba tranquilo pero, a medida que pasaban los minutos aumentaba su acelere:

_¿Te sentaría mal que no te llamase en Junio, ¿verdad¿
_No, me dio igual
_Dí la verdad, no mientas.
_Está bien me sentó un mucho mal.
_Pero, compréndelo, me habían cargado, estaba desmoralizado. No tenía humor para nada y mi madre me llevó a la finca de la Raja, en Pinoso todo el verano. ¿Cómo te iba a llamar para decirte he suspendido?
_ ¡Claro!
_Y ¿pensaste algo en mí?
_Qué va, no tuve tiempo con tanto estudiar.

(No entiendo como pude mentir con tanto descaro ¿Y las lágrimas y el Tango Azul y el desánimo?)
_Vaya, pues me voy
_Pues vete.
_¡Qué fresca! Oyeme, Militos, yo si que pensé algunas veces en tí. Me hiciste mucha falta, me encontraba sólo y pesimista. Yo necesito un estímulo, algo que me anime, que me de fuerzas. Me gustaría que fueses tú porque aunque cuento con Jesús que es un amigo buenísimo, el hombre siempre necesita una mujer. Lo que tú me dijeses sería sagrado para mí. Tú no ibas a sacar nada en limpio, por tu parte tenía que ser desinteresado.
Militos; _ Por mi parte no me importa, pero creo que no te podría ayudar.
_Sí podrías, si ya lo haces cuando te veo.
Nunca pensé que aquello era una declaración. Verdaderamente no lo era, sólo se trataba de una invitación para empezar a salir solos. Luego hablamos de su gran amigo Jesús, el mismo que me había dicho que Julio tenía novia y que era un creído y un tonto.

ACTUAL___2009
El mismo que esta Navidad, como todas, llama desde Méjico para felicitarnos y le dice a Julio: "ya sabes que si no te hubieses casado con Militos lo habría hecho yo". El mismo que no quiso asistir a nuestra boda y desde Copenhague envío para felicitarnos una tarjeta con la estatua de La Sirenita, de los cuentos de Andersen, en la que decía, entre otras cosas: "con Militos la felicidad está asegurada..." En Méjico se casó años después con la hija del empresario de la Plaza de Toros de aquella ciudad. Se hizo millonario, tiene cinco hijos y algunas empresas.

Julio: ¿Qué te parece Jesús? es un buen chico ¿Verdad?
_Sí, eso parece.
_Tú y él hariáis una buena pareja y no creas que hago propaganda de él. Comprendo que él te podía merecer, pero uno como yo jamás llegaría a merecerte.
Militos, callaba y se mordía los guantes.
Julio: No sé que pasa que cuando salgo contigo no puedo decirte todo lo que siento. Será mejor que no te lo diga para tranquilidad de los dos.

Luego empezó con el rollo de mis bondades y yo venga a decir que era un bicho aunque no se lo creyera. Y otra vez con Jesús que si le dijo que Militos llevaba la bondad en la cara, que emanaba pureza, que si tuviera que pintar un ángel le pondría mi cara...
Pero Tú sabes, Virgencina, que no es verdad, que lo parezco pero soy un bicho.
Julio: " No quería decirte estas cosas, pero ya sabía que no me iba a aguantar. Sé que podría hacerte feliz y que tú ya me lo haces. Y si ingreso este año...
Militos le mira y no dice nada...
_No me mires que me vuelves loco.¡Pobre Militos!
_¿Por qué voy a ser pobre?
_Porque eres muy pequeña y hasta ahora has sido muy feliz. Tu no sabes lo que es eso, pero en el amor se sufre mucho".
Me entraron ganas de contarle lo mal que lo había pasado todo el verano por su culpa y que ya sabía lo que se sufre con el amor, pero no dije ni pío.
Julio: " Muchas veces cuando quería hablarte, me parecía ver a Dios que me decía:¡Eh, julio!, no te sobrepases.¿Ves? te estoy perjudicando.
_¿Por qué?
_Porque no quisiera que Dios perdiese nada por mí.
Militos destrozaba los guantes a mordiscos y Julio rompió la goma de la carpeta.
Entonces nos miramos y como si fuera un resorte nos separamos y miramos hacia atras los dos al mismo tiempo y con los mismos gestos.

Luego volvió a decir que estaba muy guapa y que era muy celoso.
_Ya veo que no te separas de la banderita de España que te di.
_ Sólo la llevo porque me gusta mucho y soy muy patriota.
_¿Sólo por eso?
_¿Te parece poco?.

14-XI-54

Hoy hemos vuelto a salir, pero ya empiezo a dudar. No es que dude, es que me da miedo que a él se le pase todo y que la pobre Militos se quede otra vez triste y sola

_Estos días no quise venir sólo y me traje a los otros porque me daba apuro y hoy tuve que tomarme una copa de Jumillano. No quería decirte nada, pero ¡qué milagros hace el vino!. Estoy muy nervioso.

_¿Por qué?

_Porque tú me pones nervioso.

_Pues tranquilízate.

¿Verdad que te sienta mal que te hable de estas cosas?

_No

_Eres una mocosa encantadora. ¿No te gusta que te llame eso?

Militos, no contesta

_Bueno pues ya no te llamo nada. Sé muchas cosas para llamarte, pero no quiero

_Bueno, jajaja...

_¡pobrecilla mía!, te aseguro que el día que ingrese en la Escuela Naval v a ser el más feliz de mi vida. Ese y el que me suicide casándome. Porque casarse es un suicidio ¿Verdad?

Militos;jajaja...

_"Yo lo que quiero es que no pierdas el tiempo. Que te hagas una mujer de tu casa. A mi me gustaría que mi mujer supiese más que nadie de cocina, de labores, de todo. No me interesa que estudie abogacía ni Filosofía y letras. Con que tenga una cultura general, basta. El hombre en la mujer no busca la inteligencia, sino la ternura, la dulzura, la bondad. A mi me gustaría que no la importase quedarse en casa, pero a tí te gusta la juerga."
_Estás confundido.

_______________________________________________

Actual___2009

Cualquiera que le escuchase ahora se escandalizaría, pero esa era la mentalidad general, puro machismo. Sin embargo, se casó con una mujer que no cumplía ni uno de esos cánones. No sabía nada de cocina, nada de la casa. Labores sí porque me gustaba hacerme algunos vestidos. Ya he contado en otro blog cómo de recien casada la tortilla de patatas se resistía en dar la vuelta, sin pasar antes por el suelo; las croquetas empeñadas en vaciarse en su baño de aceite calentito; la salsa de las albondigas, que mis yernos dicen que nadie la hace tan rica, nunca quería ligarse bien y terminaba el aceite por un lado y la harina con el agua por otro. Así podía seguir enumerando desastres culinarios y domésticos interminables. Como cuando tenía que planchar sus uniformes blancos, de aquella tela de algodon tiesa y resistente que al menor descuido quedaba amarillenta con las planchas de entonces que ni vapor, ni distintos grados de temperatura tenían; con mis lágrimas abundantes humedecía sus guerreras y pantalones mientras intentaba plancharlos. Y, a pesar de tanto desastre, todo lo soportó estoicamente, sin repudiarme. A cambio, cuando ya había aprendido a la perfección mis deberes de esposa, incluídos los amorosos que, dada la ignorancia en aquellos tiempos en el tema matrimonial, fue algo costoso. Pero yo lo justifico por el hecho de que al considerar el matrimonio para toda la vida, había tiempo suficiente para aprenderlo todo. A cambio, como digo, de mi ineficacia inicial como ama de casa, tuve que soportar yo los Boinas Verdes en tropel.
___________________________________________


_A mí no me interesa que estudies una carrera.

_Es lo que quiere mi padre y tengo que hacerlo.

_____________________________________________

Y desde este 2009, vuelvo una vez más a darte las gracias, padre mío. La cocina y la casa se aprendieron a fuerza de práctica, pero mi paso por la Universidad, ni Derecho, ni Filosofía y sí Económicas, hizo de mí una mujer que aprendió a pasarlo todo, hasta lo más elemental, por la cabeza, abriéndome unos horizontes que en aquellos tiempos no estaban al alcance de muchas mujeres y que me hicieron encarar la vida con parámetros más equilibrados y sensatos. Estoy segura que con todo lo que vino después, sin el poso universitario, no hubiéramos salido adelante, ni yo ni mis hijos, porque no hubiese podido ayudarles.

_____________________________________________----

Julio: "A mí el ambiente que hay en la Universidad no me gusta. Tendrías que tratar con chicos. Y no es que yo vaya a dudar de tí. ¡Eso nunca!, pero yo te conocí así y así te quiero. Bueno, si he de quererte lo mismo con carrera que sin ella.

La tarde se pasó en un segundo y llegó la despedida. Nos dimos la mano y dijo:

"No pienses mucho en mí. Sueña con los angelitos y sigue queriéndome un poco."

Militos: "Sí"

Julio:"Adiós cielo"

_________________________________________________

Actual__2009
He de añadir que el ambiente de aquella Universidad para mí fue fabuloso. Jamás tuve un percance con nadie.Y, como ya he dicho más veces, en la Facultad de Económicas del año 1955, en la calle de San Bernardo, sólo éramos nueve chicas en el primer curso y muchas menos en los anteriores. Los chicos, a miles, educados y detallistas. Tuve infinidad de amigos y hubo entre nosotros un compañerismo entrañable, simpático y divertido.
________________________________________________

20-XI-54

Mi querida Virgencina: aquí está tu hija Militos que hoy viene a charlar un poco contigo, a decirte que mañana es tu fiesta de La Milagrosa, es su santo y además cumple 18 años. Ya ves, puede decirse que soy una persona mayor (la mayoría de edad era a los 21)

Tuvimos retiro espiritual. Procuré hacerlo muy bien pero el pensamiento me voló varias veces. El padre jesuita nos habló de humildad. Ya sabes que sueño en ser como tú ¿Crees que algun día llegaré a parecerme algo a Tí? Ya sabes mi idea de pureza, pero ahora quiero también que me ayudes a ser humilde. Me da miedo porque ahora tengo más genio y me molesta más que se metan conmigo, cosa que antes soportaba mejor. Tú Virgencita ¿Me vas a ayudar?


Quiero en esta nueva vida de mis 18, que permanezcas siempre a mi lado para que no tambalee, para no dar un paso en falso, para ser la mejor de tus hijas. Y quiero hacer algo grande para ofrecértelo el dísa 8 de diciembre. Tú puedes insinuarme que quieres de mí. Hoy ya te dejo, pero quiero que bendigas estos deseos míos para trabajar mucho por tu congregación y bendice a las que quieren ser congregantes que se den cuenta de que es algo muy serio y no se puede obrar a lo loco. Dales tu ayuda para que sean excelentes congregantes. No te olvides de mis dos Julios, el primero y el segundo.

1-XII-54
Llevo sin ver a Julio desde el 14 de Noviembre. Qué cara más dura la suya. Si vuelvo a salir con él ya sé lo que voy a hacer. Nada más llegar a casa contar lo que hablamos a mis hermanas, luego escribirlo y se acabó, no volver a pensar y repensar en ello. Y si no vuelvo a salir le voy a olvidar por completo. madre Tú bendicele para que no deje de ser bueno y haz que mi ideal de pureza no se derrumbe jamás. Que seas Tú, Virgencina, quien nos una o nos separe si fuese conveniente para alguno de los dos. Y Madre todavía sigo esperando el cambio de Julio Jimenez.



10 comentarios:

j.a.varela dijo...

Hola Militos! Hace unos días mi padre festejó sus 80, y el 2 x 4 con mi mammá no era azul pero nos dejó verdes. De envidia y de la mala. Nos dieron "clases" de tango a mi esposa y a mi que somos bastante torpes. Al menos yo. La pobre ni se queja de los pisotones que se ha llevado!

Cordialmente,

juan a. varela

Militos dijo...

jajaja... Los pisotones con amor no duelen. Gracias por venir un año más a mi Noray. Me encanta verte por aquí.
Dentro de dos años cumplimos las bodas de oro, si Dios quiere, y reservo el Tango Azul para bailarlo ese día.
Un abrazo

Urdaneta dijo...

Perdone mi atrevimiento por entrar en su página.
Curioseando, per áccidens, he llegado a ella y me ha emocionado el "cuando llegue la hora de hacer guardia junto a los luceros". Será quizás porque acabo de leer un libro de La División Azul y me ha venido a la memoria cuando a los catorce años, en Barcelona, acudía al domicilio de una señora el día de la Madre (no la del Corte Inglés), con cinco rosas: su hijo dejó la universidad y cayó en Rusia.
Son encantadoras sus narraciones y sus recuerdos están amarrados y azocados.
Enhorabuena y perdone.
Urdaneta.

Militos dijo...

Urdaneta: acabo de leer tu comentario en el blog "Extemeño en cataluña" y me ha gustado mucho lo que allí decías y la casualidad de "la guardia sobre los luceros".
Me encanta que hayas llegado aquí.
Escribo mis recuerdos para que les queden a mis hijos y nietos, pero que guste a alguien más me anima a seguir.
La División Azul es un episodio que aún siendo niña, viví muy de cerca y por eso admiro todo lo que a ella se refiere.
Muchas gracias por tus palabras, espero verte más.
Saludos

amor dijo...

a mí, desde luego, como amigo tuyo que soy, me gusta saber que has estudiado una carrera, son puntos a favor

un beso

Militos dijo...

Amor gracias. Los tiempos han cambiado mucho, afortunadamente también en cosas buenas, pero mi padre tenía las ideas muy claras para aquella época y yo me alegro,

Militos dijo...

Amor se me fue el comentario sin dejarte un beso. Lo hago ahora:
Un beso

Terly dijo...

Sigo disfrutando de la lectura de tu vida universitaria y de lo bien que lo cuentas. Haces de todo ello una novela de lo más amena en la que uno se puede identificar en muchas escenas de juventud.
Un beso.

67daniel dijo...

¿Dónde está el video de Los Secretos?

Un beso, mamá, y, ya sabes: ¡¡menos tango, menos samba y mais trabalhar!!

P.D. ¡Vaya foto! ¡Vaya toque a lo Hollywood, años 40!

Militos dijo...

Dany: el video lo colocamos en De Dentro.
¿Verdad que Baita está impresionante?
Tamara ya ha empezado a buscar los billetes para Brighton. Nos volvermos a ver pronto.
Besitos a todos

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...