AMIGOS

23 mayo, 2012

DE LUTO

 Estas dos fotos me las hizo Julio en el Retiro en sus primeras vacaciones de la Escuela Naval. Eran las fechas de la Navidad de 1955. Acababa de morir mi abuela, madre de mi padre, a la que todos llamábamos Mamáuna, creo que este sobrenombre, el suyo era Elisa, se lo debió de inventar mi hermano Goyo porque fue su primer nieto.
Lo que recuerdo de ella es que era muy alta, caminaba derecha y su pelo complétamente blanco. En sus silencios guardaba su vida sacrificada de esposa de militar que había tenido su hogar en varios lugares de España, desde Melilla hasta Mahón, donde falleció mi abuelo como Teniente Coronel de Ingeniero Militar en la fortaleza de la Mola.
Guardaba también en su corazón todo el dolor por la muerte de dos de sus hijos en la Guerra Civil española de 1936, Jose Luis y Juan José en la batalla del Ebro y en el Cuartel de la Montaña; como recuerdo de éste ponderaba en su interior la frase última, antes de morir en el hospital al que fue llevado:
 "Decid a mi madre que yo no me he rendido."
Como así fue, ya que tras la rendición de Fanjul, mi tío tomo una metralleta y dispsró por su cuenta contra los asaltantes al Cuartel.
Mi abuela no hablaba mucho, sonreía y te besaba, pero mi recuerdo más intenso es el  de sus silencios.

Esa tarde de fotos, Julio y yo tuvimos una riña porque él quería ir al cine y yo le dije que no, que estaba de luto por mi abuela. De lo que no me acuerdo ahora es de si cedí o no a su deseo, aunque por lo cabezona que era me temo que no lo consiguió.

lunes, 23 de enero de 2012

MI FOTO PREFERIDA



Nuestra Señora de Loreto, la Virgen del Colegio que presidíó mis rezos, peticiones y cuitas desde el año 1945 hasta 1955, bueno y muchas veces más, pero ya de antigua alumna.
 Se encontraba en un altísimo Camerin por encima del Altar de la Capilla. Detrás de Ella, una puerta pequeña daba a la galería de nuestras clases, en el segundo piso del colegio y algunas solíamos mirarla por el ojo de la cerradura. Sólo una vez pude entrar a su camerín; era el mes de mayo de 1952. Si estudiabas mucho ese mes y te portabas mejor que nadie el premio era, una niña por clase,  colocar a los pies de María la Corona de flores que se la ofrecía todos los 31 de mayo.
Acabábamos, algunas alumnas, de regresar del Congreso Eucarístico Internacional, celebrado ese año en Barcelona, donde se estrenó el himno a la Eucaristía con letra de José María Pemán y música de Miguel Aramburu:
 "CRISTO EN TODAS LAS ALMAS Y EN EL MUNDO LA PAZ"
He de reconocer que con tanta ayuda espiritual, me fue más fácil estudiar de verdad para conseguir entrar en la Coronación de la Virgen
Después de esa fecha no volví a lograrlo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...